Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso presenta a los 27 su programa para ser reelegido presidente de la CE

Durao BarrosoReuters
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha enviado una carta a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la que expone sus "prioridades políticas" para los próximos cinco años si es reelegido para un segundo mandato, tal y como le habían exigido el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel.
Barroso presentará también estas prioridades durante la cena que culminará este jueves la primera jornada de la cumbre de líderes europeos. A continuación, los 27 expresarán su "apoyo político" a la continuidad de Barroso, pero sin tomar todavía la decisión jurídica correspondiente. Con ello, se dará tiempo para mantener contactos informales con el nuevo Parlamento Europeo.
En su carta a los líderes europeos y tal y como le había pedido Sarkozy, Barroso ha afirmado que cree en una UE que "proteja y promueva el interés europeo en todo el mundo", aunque ha querido añadir que rechaza "todas las formas de proteccionismo económico". Asimismo, resalta que dará prioridad en su próximo mandato al fortalecimiento de la supervisión y regulación de los mercados financieros. Además, en su programa figura también como punto destacado la lucha contra la crisis económica y la transición hacia un crecimiento "más verde y más sostenible".
Apoyos de Barroso
Barroso, que sería el segundo presidente que repita tras Jacques Delors, presentó oficialmente su candidatura para un nuevo mandato al frente del Ejecutivo comunitario la semana pasada, tras conocerse la amplia victoria del Partido Popular Europeo (PPE) en las elecciones europeas. Tanto el presidente francés, Nicolas Sarkozy, como la canciller alemana, Angela Merkel, ha afirmado que apoyan a Barroso "sin ambigüedades", pero le han exigido que presente un programa.
En primer lugar, el presidente de la Comisión presentará a los jefes de Estado y de Gobierno parte de su programa político para los próximos cinco años, tal y como ha reclamado Sarkozy.
Voces en contra
Hasta ahora, sólo el copresidente de los Verdes, Daniel Cohn-Bendit, ha lanzado una campaña para frustrar la reelección de Barroso. Cohn-Bendit ha recordado que el mandato de la Comisión termina en noviembre y pide que, antes de tomar una decisión sobre el nuevo presidente, se espere a saber qué sucede con el Tratado de Lisboa.
Por su parte, el presidente del grupo socialista en la Eurocámara, Martin Schulz, ha pedido que se retrase el nombramiento de Barroso, una exigencia que será en parte atendida con la fórmula que se ha buscado para designarle. Ello podría facilitar que parte de los socialistas voten a su favor.
El Tratado de Lisboa
Por otro lado, el Consejo Europeo comenzará con otro tema institucional, la discusión sobre las garantías jurídicas que reclama Irlanda para convocar un segundo referéndum para ratificar el Tratado de Lisboa, que se celebrará probablemente a finales de septiembre o en octubre
Irlanda quiere que se deje claro que, tras la entrada en vigor de Lisboa, se respetará la neutralidad militar irlandesa, los temas de fiscalidad seguirán sometidos a la regla de unanimidad y la UE no abordará la cuestión del aborto. Además, no se reducirá el tamaño de la Comisión Europea, como preveía este Tratado, sino que seguirá habiendo un comisario por país.

La situación actual es que están de acuerdo prácticamente en el contenido de las garantías pero no en la forma jurídica en la que se adoptan estas garantías. El Gobierno irlandés reclama que se recojan en un protocolo, lo cual obligaría a una nueva ratificación por parte de todos los Estados miembros. Pero otros países, encabezados por Reino Unido, Polonia o República Checa, rechazan un nuevo protocolo irlandés, porque la obligación de ratificar reabriría el debate sobre el Tratado de Lisboa.