Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barack Obama firma la reforma sanitaria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha firmado el proyecto de ley de reforma del sistema sanitario, convirtiéndolo en ley y culminando así una lucha que comenzó hace un año.
"Hoy, tras casi un siglo de intentos, hoy, después de más de un año de debates, hoy, después de que hayan concordado todas las votaciones, la reforma de los seguros médicos se convierte en ley en Estados Unidos", ha declarado Obama en un acto en la Casa Blanca ante congresistas del Partido Demócrata.
"Firmo este proyecto de ley de reforma para convertirlo en ley en nombre de mi madre, que discutió con las compañías de seguros incluso mientras luchaba contra el cáncer en sus últimos días de vida", ha añadido.
La reforma sanitaria, que ya había sido ratificada el pasado diciembre en el Senado, fue aprobada en la noche del lunes por 219 votos a favor y 212 en contra por la Cámara de Representantes.
La reforma constituye la mayor ampliación de las garantías de atención médica federales desde que se crearon Medicare y Medicaid hace cuatro décadas. La iniciativa, valorada en unos 940.000 millones de dólares, ampliará la cobertura médica a unos 32 milones de estadounidenses que actualmente no cuentan con ella.
Ahora, el Senado deberá comenzar a debatir el complicado paquete de reconciliación -las medidas y acuerdos alcanzados para que la ley saliera adelante en la Cámara de Representantes-, por lo que el presidente ya se ha volcado en trabajar para que también este paquete salga adelante. Según una fuente de la Casa Blanca, Obama ha mantenido ya 92 encuentros o conversaciones telefónicas en relación con la reforma sanitaria.
Los republicanos no se rinden
Cuando todo apunta a que pronto la reforma sanitaria será una realidad, los republicanos continúan intentando boicotear todo el proceso. Desde el partido de la oposición se amenaza con presentar una demanda ante los tribunales para defender los derechos de los ciudadanos.
Unos diez estados republicanos se podrían sumar a esta iniciativa que pretende ante todo que la sanidad en Estados Unidos siga exactamente como está.