Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bananaman entra en escena para detener a un exhibicionista borracho en Birmingham

Bananaman entra en escena para detener a un exhibicionista borrachocuatro.com

Sábado por la noche en la calle más concurrida de Birmingham. Un individuo completamente desnudo comienza a parar el tráfico ante la impotencia de los vecinos. De repente aparece un hombre vestido de superhéroe: Bananaman. El enmallado héroe tras regular el tráfico comienza a perseguir al nudista sin éxito. Finalmente la Policía consigue detenerle por desorden público.

"En tiempos oscuros, una luz amarilla y frutal resurge para dar esperanza a los ciudadanos de Birmingham". Con esta frase podría empezar la cabecera de una serie de animación sobre superhéroes, pero en esta ocasión sirve para describir lo que ocurrió el pasado fin de semana en la calle más céntrica de la ciudad inglesa.
El pasado sábado por la noche, mientras parte de la ciudad dormía, un individuo de complexión oronda y completamente desnudo comienza a parar el tráfico y alterar el orden público. Nadie puede pararle que en un estado de gran embriaguez decide también probar sus habilidades atléticas en una carrera de 100 metros lisos cuya línea de meta no es otra que la cárcel. Y es que según recoge el Daily Mirror, para detenerle fue necesario la presencia de las fuerzas de seguridad.
Antes de que las respetables fuerzas de seguridad acudiesen al lugar, una viandante que grababa el altercado con su móvil observa como una mancha amarilla y azul entra en el plano, dirigiéndose en dirección al sujeto. Bananaman, ajeno a los aplusos y vítores que el nudista estaba recibiendo por parte de la multitud decide entrar en escena.
El enmallado superhéroe comienza a regular el tráfico y decide ir detrás del robusto nudista, aunque es inútil pues su musculatura y el licor que ha ingerido le convierte en un ser imposible de contoner. Sin razón aparente comienza a correr por en medio de la carretera, siendo en ese momento cuando un coche patrulla consigue detenerle, sin la necesidad de pedir ayuda a Bananaman. "Al principio me pareció divertido, pero después me contaron que había niños cerca, había que pararlo" declaró al medio un testigo.
Según ha informado un portavoz de las fuerzas de seguridad de Birmingham, el orondo enemigo de Bananaman, de 47 años, decidió desnudarse tras ser expulsado de un pub cercano. Por esta razón paso la noche del sábado en una celda de una comisaria local. Tras amanecer con fuertes síntomas de resaca fue multado por "estar borracho y desorden público". Del valiente Bananaman nada se sabe, sólo que es un hombre alto, fan del superhéroe y que no tiene pudor en disfrazarse de él.