Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El Gobierno no tiene previsto hacer absolutamente nada"

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy ha afimado este jueves que el Ejecutivo que preside "no tiene previsto hacer nada" ante la imputación de la infanta Cristina en el 'caso Nóos. "Lo más razonable -añadía el presidente, es que haya una regulacion similar a lo que existe en otros países de la UE y en eso es en lo que estamos trabajando en este momento", en referencia a la Ley de Trasparencia y sobre un posible desarrollo de la Ley Orgánica que prevé la Constitución para regular la Corona.

Mariano Rajoy ha insistido que, "nosotros respetamos siempre las decisiones que tomen los jueces y los fiscales", al mismo tiempo que ha reclamado que se respete "el principio de presunción de inocencia".
Estas declaraciones las realizaba el presidente español en el transcurso del turno de preguntas tras la rueda de prensa con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en el Palacio de la Moncloa. en la que también ha sido preguntado acerca de su discreto encuentro de hace días con el presidente de la Generalitat, Artur Mas.
Rajoy reconoce que pidió a Mas, "su colaboración, como a otros presidentes autonómicos, para controlar el défict público. Creo que la economía española require ahora de esfuerzos compartidos.
Mayor protagonismo para España en la ONU
Mariano Rajoy ha aprovechado su encuentro con Ban Ki Moon, para reclamar un puesto para España en el Consejo de Seguridad del organismo para 2015-2016 así como una mayor presencia de españoles en los órganos directivos de Naciones Unidas "acordes con el peso" de nuestro país.
El presidente ha justificado la candidatura de España a ocupar por quinta vez un escaño en el Consejo de Seguridad en el "compromiso" de nuestro país con la ONU y con "la paz y la seguridad, el desarrollo y el respeto a los Derechos Humanos".
En este sentido, ha asegurado que "acceder de nuevo al Consejo de la ONU es una de las prioridades de la política exterior de mi Gobierno". "Creo que España puede contribuir de forma significativa y eficaz a los fines de Naciones Unidas como miembro de su Consejo de Seguridad y así se lo he transmitido al secretario general", ha defendido.
Además, ha expresado su deseo de que al margen de que por ejemplo la ONU potencie las "capacidades" de la base de telecomunicaciones que tiene en Quart de Poblet, en Valencia, y de la próxima apertura de un centro logístico humanitario del PAM en Las Palmas, haya una mayor "presencia de españoles en los órganos directivos de la organización".
Según ha dicho, ha discutido con Ban "la forma en la que los españoles pueden tener una presencia más acorde con el peso de España". En la actualidad solo un español, Joan Clos, está al frente de un programa de la ONU: el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU Habitat).
Ratificación del tratado de rmas
Por otra parte, Rajoy ha explicado que ambos se han "felicitado por la reciente aprobación por abrumadora mayoría de la Asamblea General de la ONU del largamente esperado tratado internacional sobre comercio de armas".
"España, junto con la UE, ha realizado un esfuerzo para que dicho tratado sea una realidad e iniciará el proceso de firma y ratificación lo antes posible", ha precisado el jefe del Ejecutivo.
La Asamblea de Naciones Unidas aprobó este martes el primer tratado mundial sobre el comercio de armas convencionales, en un histórico debate que concluyó con 154 votos a favor y la única oposición de Irán, Corea del Norte y Siria. A partir del próximo 3 de junio se abrirá el periodo por el que los países podrán firmarlo o no y ratificarlo.
Rajoy ha indicado que ha repasado con Ban los principales asuntos de la escena internacional, con especial atención a Malí, Siria o Corea del Norte, entre otros.
Respecto al país africano, ha recordado que España participa en la misión de entrenamiento de la UE y respalda los esfuerzos de la ONU y la Unión Africana para garantizar "la paz, la seguridad, la estabilidad y los Derechos Humanos" en el Sahel. Asimismo, ha expresado su respaldo a "un diálogo nacional" en el país que lleve a la "reconciliación".
En cuanto a Siria, según el presidente, tanto él como Ban están preocupados por la "deriva de la crisis" y el deterioro de la situación humanitaria tanto en este país como en los vecinos, al tiempo que han manifestado su deseo de una "solución política". También ha dicho que España, incrementará sus esfuerzos "para ayudar a alcanzar consenso en el seno de la oposición".
Según Rajoy, también ha tenido ocasión de hablar con el secretario general sobre el Sáhara. "España seguirá siendo un activo miembro del Grupo de Amigos y apoyando una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre autodeterminación" de los saharauis, ha señalado.
Agradecimiento de Ban
Por su parte, Ban ha agradecido el apoyo de España, país al que ha tildado de "uno de nuestros socios más valiosos". "Agradecemos el compromiso infatigable spañol y esperamos que también se mantenga en una ambiciosa agenda post2015", ha añadido, en referencia a las metas que se prevé marcar la comunidad internacional tras expirar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).
Ban se ha mostrado especialmente agradecido, "conociendo las dificultades económicas por las que atraviesa" el país. "Como uno de los líderes de la UE y de la comunidad mundial estoy seguro de que seguirá demostrando su liderazgo para colaborar con la ONU y poder responder a todos estos retos de seguridad, paz y estabilidad global", ha agregado, en referencia a Rajoy.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, han coincidido en la necesidad de que Corea del Norte ponga fin a sus "provocaciones" de los últimos días, después de constantes "amenazas nucleares" que, en opinión del líder de la ONU, "han ido demasiado lejos".
C ríticas a las amenazas de Corea del Norte
Ban Ki-moon y Mariano Rajoy han reclamado, también, la reducción de las tensiones en la península de Corea, bajo alerta después de que Pyongyang se declarase en "estado de guerra" con Seúl y diese luz verde a un posible ataque contra objetivos estadounidenses
Ban, de origen surcoreano, ha calificado de "alarmante y preocupante" la posición adoptada desde la semana pasada por el régimen de Kim Jong Un y ha emplazado a las autoridades norcoreanas a "reducir las tensiones" en la zona.
En este sentido, ha advertido de que la paz en la península de Corea tiene implicaciones "muy profundas", tanto a nivel regional como global. "Espero que todas las partes puedan trabajar juntas", ha añadido el secretario general de la ONU, quien también ha reclamado que cualquier "cuestión pendiente" se resuelva mediante el "diálogo".
Ban ha reiterado que "las amenazas nucleares no son un juego", sino "algo muy serio". La retórica bélica, ha añadido, "ha ido demasiado lejos" y podría terminar teniendo "implicaciones gravísimas" si, por un "error de juicio", de las palabras se pasa a los hechos.
En la misma línea, Rajoy ha emplazado a Pyongyang a "abandonar todos los programas nucleares de manera completa, verificable e irreversible", así como a "poner fin a las provocaciones".
Tensión en Kaesong
Ban también ha condenado los límites impuestos por el régimen norcoreano en el complejo industrial de Kaesong, situado en Corea del Norte pero utilizado por empresas y trabajadores de la parte sur de la frontera.
Para Ban Ki Moon, el cierre del único paso que mantenía conectados a los dos países es algo "muy preocupante" y "muy perjudicial" y ha pedido al régimen norcoreano que "cambie el rumbo".
Por otra parte, el secretario general de la ONU ha alertado de la situación humanitaria en Corea del Norte, "tremendamente difícil" en su opinión. Así lo han constatado las agencias de Naciones Unidas desplazadas al país asiático y lo han "reconocido" las propias autoridades norcoreanas.
La ONU desarrolla varios programas sobre el terreno para combatir el hambre en Corea del Norte, especialmente la de los niños de corta edad. Ban ha recordado la importancia de estos programas y ha subrayado, dirigiéndose a Pyongyang, la necesidad de "facilitar la labor" de los cooperantes para que la ayuda pueda llegar a la población.