Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bach pone banda sonora a los mejores bailarines de breakdance en Madrid y Bilbao

El espectáculo Red Bull Flying Bach llega por primera vez a España. La música del compositor clásico J.S. Bach sirve de banda sonora a los mejores bailarines de breakdance del mundo para construir un show único que, después de girar por todo el mundo, visitará Madrid del 8 al 11 de septiembre (Teatro Nuevo Alcalá) y Bilbao los días 17 y 18 de este mismo mes (Palacio Euskalduna).
¿Te imaginas a los breakers más talentosos girar al ritmo de la música clásica de Bach? Los cuatro veces campeones del mundo en esta disciplina y el director de ópera Christoph Hagel lo consiguen en esta actuación que aúna dos universos tan aparentemente lejanos, casi antagónicos.
El concepto de Red Bull Flying Bach surgió en el año 2010 cuando Vartan Bassil, fundador de una de las escuelas más importantes de baile urbano del mundo, decidió crear un show donde los bailarines de break se movieran a ritmo de música clásica, en concreto, a ritmo del Clavecín bien templado del autor clásico germano Johann Sebastian Bach.
Así nació en Berlín la escuela de los Flying Steps, una academia a la que llegan para formarse, los mejores breakers. "Me atrajo la idea de cambiar a la bailarina haciendo piruetas de puntillas por un breakdancer saltando y hacienda trucos", explica Bassil.
Desde que el proyecto se puso en marcha, Red Bull Flying Bach ha recorrido cientos de teatros de todo el planeta: Viena, Estocolmo, Moscú, Praga, Zurich, Oslo, Copenhague, Singapur, Baku, Doha, Dubai, Tokio, Beirut, Estambul, Santiago de Chile, Chicago, Montreal, Toronto, Auckland, Melbourne, Camberra o Sidney, entre otros.
El elenco de Flying Bach formado por 8 breakers y una bailarina ha recorrido cerca de 30 países y ha actuado ante más de 370.000 personas. Un espectáculo para todos los públicos donde la danza clásica convive con el baile urbano, visuales y música en directo.