Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BP acuerda con la Casa Blanca crear un fondo de 20.000 millones de dólares para pagar las indemnizaciones

Obama lamenta lo ocurrido en IránReuters
Directivos de la petrolera BP y la Casa Blanca han llegado a un acuerdo en virtud del cual la multinacional británica entregará unos 20.000 millones de dólares (casi 16.230 millones de euros) en un plazo de varios años a un fondo independiente para pagar compensaciones a las personas y negocios que se han visto afectados por el vertido en el golfo de México, según informa el diario 'The New York Times'.
El fondo, añade el diario, estará supervisado por Kenneth Feinberg, el abogado que dirigió el fondo de compensaciones para las víctimas de los atentados del 11-S y que actualmente es el responsable de gestionar el pago ejecutivo del programa TARP para la compra de los 'activos tóxicos'.
El presidente estadounidense, Barack Obama, que se ha reunido este miércoles en la Casa Blanca con altos directivos de BP, había pedido la creación de dicho fondo en su discurso a la nación de anoche. Según fuentes de la Casa Blanca, BP ha accedido a crear el fondo económico tras verse con las manos atadas.
A finales de verano la fuga podría estar sellada
En su primer discurso desde el Despacho Oval, emitido anoche, el presidente de EEUU criticó una vez más a la petrolera BP por el vertido en las aguas del Golfo de México, pero aseguró que "en los próximos días o semanas" se conseguirá capturar más del 90 por ciento del crudo que se derrama, y apuesta a que a finales del verano la fuga podría estar totalmente sellada.
Por tanto, el presidente, que definió el vertido en el Golfo de México como "el peor desastre ecológico de la historia de EEUU", se mostró en todo momento muy crítico con BP, la propietaria del pozo cuyo colapso a finales de abril ha provocado este desastre.
"Haremos que BP pague por el daño que ha causado", afirmó Obama, tras aseverar que instará a la compañía a movilizar "todos los recursos necesarios" para compensar a todas las personas afectadas por su "temeridad".
"Combatiremos el vertido con todo lo que tenemos"
Por otro lado, Obama se comprometió a combatir el vertido "con todo lo que tenemos y durante el tiempo que sea necesario". Afirmó que su Gobierno llevará a cabo "un plan de recuperación a largo plazo de la costa del golfo de México tan pronto como sea posible".
El presidente, que enumeró los esfuerzos gubernamentales que ya hay sobre el terreno para contener el desastre, como las 30.000 embarcaciones que se encargan de recoger crudo de las aguas o los 17.000 soldados de la Guardia Nacional desplegados en la zona para colaborar en los trabajos de limpieza, prometió poner a disposición de los estados afectados "todos los recursos adicionales" que se puedan necesitar.
Obama también reconoció el daño ya causado en la zona, y el que está por venir hasta que las labores de contención y limpieza del vertido hayan finalizado. Incluso en las zonas del golfo donde aún no se han visto afectados por el vertido. Por ello assguró que una vez controlado el vertido la segunda prioridad será centrarse en la recuperación del entorno.
Cambio de modelo energético
En su discurso , Obama criticó la "adicción" de EEUU a los combustibles fósiles, ya que afirmó que el país consume el 20 por ciento de estos materiales a escala global y sólo produce el dos por ciento.
Así, el presidente hizo un llamamiento a la implantación masiva en EEUU de energías limpias, y reafirmó su apuesta por el establecimiento de cupos de emisión de gases de efecto invernadero por los que las empresas habrán de pagar como método eficaz para la lucha contra el cambio climático.