Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE mantiene los tipos de interés en el 1 por ciento, el nivel más bajo de su historia

En la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, el máximo responsable de política monetaria de la eurozona ha vuelto a utilizar el término "apropiado" al referirse al precio del dinero en la zona euro, lo que apunta a que la institución emisora no se plantea modificar su actual política monetaria, en consonancia con el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal de EEUU.
Así, el banquero francés ha apuntado que los últimos datos constatan el fortalecimiento de la economía de la zona euro en el segundo trimestre, aunque advierte de que el ritmo de la recuperación será "moderado e irregular" y se verá afectado por la situación del mercado laboral y las medidas adoptadas en determinados sectores para reequilibrar sus balances.
"Tenemos buenos indicadores, pero no debemos caer en la complacencia", ha dicho Trichet, quien ha apuntado que por el momento los del tercer trimestre son mejores de lo esperado, aunque ha admitido que "la segunda mitad del año no será tan boyante".
Respecto a los precios, el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro considera que las expectativas de inflación continúan firmemente ancladas de acuerdo con la definición de estabilidad de precios del BCE, aunque prevé un cierto nivel de volatilidad en los próximos meses.
Insta a los países a que adopten planes de consolidación fiscal
Por otro lado, Trichet ha reiterado su llamamiento a que los países adopten con urgencia planes de consolidación fiscal creíbles dirigidos a restaurar la sostenibilidad fiscal y dotar a las cuentas públicas de un margen de maniobra suficiente.
"Todos los países deben especificar medidas creíbles de ajuste fiscal, centradas en el lado del gasto, y prepararse para adoptar medidas adicionales en los próximos años donde fuera necesario", ha dicho el banquero, quien ha instado a llevar a cabo reformas de importancia en aquellos países que hayan experimentado pérdidas de competitividad y sufran elevados déficit fiscales.
En este sentido, Trichet ha recomendado que estas medidas permitan flexibilizar los salarios para ajustarse a la situación de desempleo y a la pérdida de competitividad existente.