Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumenta la participación en las legislativas de Líbano

Líbano votacionesReuters
La participación en las elecciones legislativas libanesas ha alcanzado el 52 por ciento, según los datos preliminares correspondientes a la hora del cierre de las urnas, las 19.00 horas (18.00, hora peninsular española). Según ha informado el ministro del Interior, Ziyad Baroud, son casi siete puntos más que en los comicios de 2005, ya que se alcanzó el 45,8 por ciento de participación.
Baroud ha destacado que el dato de este año supone un incremento del 20 por ciento en el número de votantes. Las máquinas de recuento darán resultados preliminares en las primeras horas de la mañana.
Líbano ha afrontado este domingo unas elecciones parlamentarias de resultado incierto que definirán buena parte del futuro de Oriente Próximo. Siria sobre todo, junto con Israel, Irán, la Liga Arabe, la Autoridad Palestina, Hamás y, de forma indirecta, Estados Unidos y la Unión Europea están pendientes de unos comicios que enfrentan a dos coaliciones. Ya se han cerrado los colegios electorales.
Por un lado la que encabeza el hijo del asesinado ex primer ministro Rafik Hariri, Saad, de tendencia prooccidental y antisiria, y el conglomerado de partidos políticos encabezados por el poderosísimo grupo chií Hezbolá y que aboga por el estrechamiento de lazos con Damasco.
Unas elecciones importantes
Estas elecciones suponen la culminación de un largo proceso firmado hace casi un año y que concluía la peor ola de violencia registrada en el país desde la guerra civil. En el momento de firmarse el acuerdo, el país llevaba seis meses sin presidente, y dos semanas antes, más de 65 personas habían perdido la vida en violentos enfrentamientos entre elementos progubernamentales y facciones afines a Hezbolá.
Desde la firma del acuerdo en Qatar bajo la mediación de la Liga Arabe, Hezbolá respeta la formación de un nuevo Gobierno de unidad y conserva el derecho de veto sobre las decisiones más importantes del Ejecutivo. Se mantiene, no obstante, la presión sobre Hezbolá por el apoyo que recibe de Damasco, una alianza que provoca el rechazo contundente de centenares de miles de libaneses.
Unas elecciones inciertas
La naturaleza del sistema electoral libanés garantiza una representación proporcional parlamentaria para la inmensa amalgama de partidos políticos en Líbano, muchos de ellos en representación de las numerosísimas religiones que se profesan en el país. En otras palabras: ningún grupo puede conseguir la mayoría absoluta.
Las últimas encuestas no dan un ganador claro pero sí que garantizan al menos 48 asientos para el bloque de Hezbolá, por 40 de la coalición de Hariri, según el diario 'Al Akhbar'.