Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional remite de nuevo a Francia el caso de la etarra Aranalde

El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha enviado de nuevo a Francia la Orden Europea de Detención y Entrega (OED) librada contra la etarra Maite Aranalde, en la que solicita a las autoridades galas que formalicen la entrega de la etarra en virtud de su presunta colaboración en la colocación de varias bombas en diciembre de 2004. Cuando las autoridades francesas resuelvan la OED Aranalde sería citada de nuevo ante el juez y la Fiscalía podría instar su ingreso en prisión. Este pasado jueves Aranalde quedaba libre tras pagar 12.000 euros de fianza.
De momento, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido la decisión del juez Eloy Velasco, que decidió la prisión eludible bajo fianza para Aranalde. La Fiscalía considera que la medida cautelar de prisión provisional resulta justificada "desde el punto de vista de la frecuencia, potencialidad criminógena e inquietud social que produce".
Además, solicita que se le impongan a Aranalde mayores medidas de seguridad para garantizar que la terrorista no huya del territorio español después de abandonar este pasado jueves la cárcel madrileña de Soto del Real.
Garzón lo resolverá la semana que viene
Fuentes jurídicas han indicado que Velasco, que sustituye a Baltasar Garzón, no resolverá el recurso y, por tanto, será el propio Garzón quien la próxima semana, a la vuelta de las vacaciones, tome una decisión al respecto. Tanto si Garzón reforma la decisión de su compañero como si mantiene en prisión a Aranalde, el recurso llegará a la sala de lo penal, puesto que la defensa de la etarra previsiblemente recurra el nuevo ingreso en prisión.
Un error de Francia
Aranalde fue entregada a España el pasado martes después de cumplir en Francia una condena por asociación de malhechores. A su llegada a la Audiencia Nacional se comprobó que la documentación que la acompañaba se refería únicamente a una de las dos causas por las que se la investiga, un delito de tenencia de explosivos.
La Corte de Apelación de París no logra localizar la documentación incluida en esta petición de entrega lo que provocó la puesta en libertad de la miembro de la banda terrorista ETA, a la que, por decisión Eloy Velasco, sólo se le pudo imponer prisión eludible con una fianza.