Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Atlético de Madrid regresa al Olimpo...y los aficionados a Neptuno

El Atlético de Madrid es un club distinto, atípico, y por qué no decirlo, un poquito chulo. No sólo ha pasado a la historia por ser el único equipo que tiene una Copa Intercontinental sin ganar la Copa de Europa, y por ser el único que ha ganado en Liga al gran Barcelona, al que muchos catalogan como el mejor equipo del mundo y hasta de la historia, sino también porque estrena el palmarés de una nueva competición, y lo hace en uno de sus peores temporadas, pero así es el Atleti, un equipo peculiar.
Fiel a su estilo, al sufrimiento, el Atlético de Madrid ha engrandecido su figura en Europa conquistando ante el Fulham inglés (2-1) la primera edición de la UEFA Europa League en una final de infarto que, de nuevo, resolvió Forlán, dando a su equipo el segundo entorchado continental que alimenta las vitrinas del Vicente Calderón tras la Recopa cosechada en 1962 y que abre el camino hacia un nuevo doblete.
Hizo honor el cuadro rojiblanco al insistente canto de su afición y volvió a sentirse campeón 14 años después. Lo hizo a su estilo, al de un equipo adicto a la adrenalina, que vive en una permanente montaña rusa que ahora pasa por su momento más alto.
El Atlético de Madrid dominó el encuentro
Rugió el Hamburgo Arena. No hizo falta siquiera que los ingleses airearan tan pronto sus carencias en el juego. Medió un abismo entre ambos contendientes, el que separa a una escuadra hambrienta de otra sin catadura de campeona.
El Fulham se presentaba con defensores lentos, poco móviles, para tratar de contener el endemoniado ataque rojiblanco. Y multitud de imprecisiones en el centro del campo, siendo como es el Atlético un equipo que se desenvuelve con comodidad en medio de la locura. Forlán con un palo y Reyes de falta dieron los primeros avisos.
El Fulham se refugiaba en su campo, con Zamora arriba, muy solo. Presionaba a partir de la línea divisoria y a base de sumar hombres atrás conseguía enmarañar el ataque rojiblanco. Trabajador pero endeble. La ventaja atlética era cuestión de tiempo, y llegó a la media hora por mediación de Forlán, un hombre que ejemplifica como ningún otro la temporada de su equipo.
Minutos después se destapaba su lado oscuro. Una nefasta jugada en defensa ponía el balón a los pies de Davies y el galés, a diferencia de Zamora segundos antes, no dudaba para embocar a gol. Un jarro de agua fría para el equipo pero no para la afición.
No se arrugó
Sin lugar a la desesperanza, empujó la afición y respondió el equipo, dando lugar a un asedio que se resolvió sin frutos. Imagen que se diluyó en una segunda parte en la que se mostró aletargado, contagiado por el Fulham. Un equipo, el inglés, que tras intentarlo con timidez dio por bueno el empate y condenó el choque a la prórroga.
Tiempo de desenfreno, a su medida. Demostrado en las semifinales de Anfield y corroborado en la gran final. Otra vez Forlán, a partir de este 12 de mayo de 2010 leyenda del Atlético. Agüero cocinó en banda y el "U-RU-GUA-YO" remató de tacón para desatar la locura. Locura que, una vez más, fue rojiblanca.
Forlán, MVP de la final

Salvador en Turquía, crucial en Mestalla, héroe en Anfield y legendario en Hamburgo. A él le correspondió la fe y suyos fueron los tantos que coronan al Atlético en Europa. De tacón, rematando un chispazo de Agüero con la prórroga agonizante. Este último gol encumbra a los rojiblancos 48 años después.
Tras un inicio de temporada muy complicado, el uruguayo ha recuperado su olfato goleador cuando más cuenta, y el delantero uruguayo fue nombrado mejor jugador de la final de la Europa League.
Y Neptuno ya no está solo
Decenas de miles de aficionados 'colchoneros' se congregaban en la fuente de Neptuno esta pasada madrugada después de que el Atlético de Madrid se proclamara campeón.
Ataviados con bufandas y camisetas rojiblancas y con cánticos como 'Uruguayo, uruguayo', en tributo al doblete que firmó el delantero uruguayo Diego Forlán y que dio el triunfo al conjunto que dirige Quique Sánchez Flores, los aficionados comenzaron a llegar a Neptuno escasos minutos después de que el árbitro pitara el final del encuentro.
Las calles aledañas a la fuente, como el Paseo del Prado, la calle de la Lealtad, la calle de Felipe V o la Carrera de San Jerónimo, estuvieron teñidas de los colores del Atlético, mientras en zonas cercanas centenares de aficionados celebraban el título haciendo sonar el claxon de sus coches, adornados con banderas del equipo del Manzanares.
Las celebraciones de los aficionados hacían referencia al triunfo de esta noche, "sí, sí, sí, la Copa ya está aquí", pero también al posible doblete que el conjunto de Quique Sánchez Flores podría conseguir esta temporada si finalmente se impone al Sevilla C.F. en la final de la Copa del Rey del próximo miércoles.
ALINEACIONES:
-ATLÉTICO DE MADRID: De Gea; Ujfalusi, Perea, A. Domínguez, A. López; Reyes (Salvio, min.78), Assunçao, Raúl García, Simao (Jurado, min.68); Agüero (Valera, min.119) y Forlán.
-FULHAM: Schwarzer; Baird, Hughes, Hangeland, Konchesky; Duff (Nevland, min.84), Etuhu, Murphy (Greening, min.118), Davies; Gera; y Zamora (Dempsey, min.55).