Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Assange permanecerá en prisión hasta que se resuelva el recurso presentado por Suecia

Las autoridades suecas han presentado un recurso contra la libertad bajo fianza dictada por un tribunal británico en el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, investigado en el país nórdico por presuntos delitos sexuales.
La Justicia tiene un plazo de 48 horas para revisar el recurso presentado, durante las cuales Assange permanecerá en prisión. La representante de la Fiscalía sueca, Gemma Lindfield, no dio razones de la apelación durante una vista a la que también asistió el periodista australiano.
La fianza que se le ha impuesto es de 200.000 libras esterlinas, más de 235.600 euros, mientras que Sky News habla de 240.000 libras. Esta cadena apunta a que la fianza le habría sido concedida después de que Assange ofreciera una dirección fija en la que residiría, algo que no hizo en la audiencia de la semana pasada tras su arresto en Londres.
Asimismo, una vez en libertad, Assange deberá entregar su pasaporte, someterse a un toque de queda entre las 10:00 y las 14:00 horas y entre las 22:00 y las 2:00 horas y portar una pulsera electrónica. La próxima audiencia en el caso ha sido fijada para el próximo 11 de enero.
Se entregó el pasado día 7
Después de entregarse a las autoridades británicas el pasado 7 de diciembre y de no obtener la libertad bajo fianza, Assange espera su comparecencia definitiva en la cárcel de Wandsworth, donde ha sido aislado del resto de presos por el revuelo que ha levantado su presencia.
La televisión australiana Network Seven ha difundido una declaración es de la madre de Assange. La mujer asegura que ha hablado con su hijo y que se ha mostrado decidido a seguir publicando los cables secretos de Estados Unidos, a pesar de las críticas que vienen de Washington y de gran parte del mundo
La televisión pidió a Christine Assange que preguntase a su hijo si merecía la pena. "Mis convicciones siguen inamovibles. Sigo unido a los ideales que he expresado. Estas circunstancias no los han cambiado", ha declarado Assange, según el mensaje escrito de éste que proporcionó la madre. "Si todavía cabe, este proceso ha aumentado mi determinación de que son verdad y correctos", ha añadido.
Crítico con Visa; Mastercard y Paypal
Assange también se ha mostrado crítico con las empresas que impiden que se pueda financiar la web de Wikileaks. "Sabemos que Visa, Mastercard, Paypal y otros son instrumentos de la política exterior de Estados Unidos. No se trata de algo que supiéramos antes", ha explicado. "Pido al mundo que proteja mi trabajo y a mi gente de estos ataques ilegales e inmorales", ha añadido.
Un número sin calcular de activistas de la red lanzaron la 'Operación Payback' para vengar a Wikileaks frente aquellos que habían podido obstruir sus operaciones. La semana pasada consiguieron colapsar las páginas web de Visa y MasterCard, al igual que la del Gobierno sueco.
"Le pido al mundo que aguante por mi valiente hijo"
Christine Assange ha explicado a su hijo todo el apoyo que estaba recibiendo. "Le dije como la gente de todo el mundo, en multitud de países se manifestaron con pancartas y gritando para pedir su libertad y justicia y se animó", ha declarado. "Como madre, le pido al mundo que aguante por mi valiente hijo", ha añadido.
Wikileaks empezó a difundir hace más de dos semanas más de 250.000 cables del Departamento de Estado de Estados Unidos. Assange achaca a estas filtraciones y a un complot político su imputación en Suecia, algo negado por la Fiscalía del país nórdico y los abogados de las dos mujeres que figuran como demandantes.
Ataque a webs de instituciones
Los seguidores de Assange han establecido un frente común para atacar las páginas web de instituciones, empresas o personalidades críticas con Wikileaks o su fundador. En los últimos días, portales como los de la Fiscalía sueca, los de empresas como Visa, Mastercard o PayPal o los de personalidades como la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin han sido víctimas de 'hackers' bajo la batuta de la organización 'Anonymous'.
Según el protocolo de actuación seguido por estos 'hackers', figuran en el punto de mira las autoridades británicas, cuyas páginas podrían ser atacadas, especialmente si finalmente se confirma la extradición.
Posible imputación por espionaje
Entretanto, Estados Unidos estudia posibles acciones contra Assange por la publicación de unos documentos oficiales que han sacado a la luz los entresijos de la diplomacia norteamericana. Los abogados del periodista australiano adelantaron la semana pasada la posibilidad de que se le impute por espionaje, aunque ni la Administración ni la fiscalía norteamericanas han comentado las opciones que están sobre la mesa.
Las últimas revelaciones de Wikileaks y que publica El País, desvelan comunicaciones entre las embajadas de EEUU en Madrid, Rabat y París en las que se pone de manifiesto que el Gobierno español apoyó desde el principio la propuesta de convertir el Sáhara en una autonomía dentro de Marruecos.
Moratinos sobre el Sáhara
En 2006, el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, llegó a proponer en un documento sin membrete, según el diario, que se dejara de hablar de soberanía e independencia y se apostará por "regionalización, autonomía y autogobierno".
"Una solución similar a la que España ha dado a Cataluña", es lo que proponía Moratinos, mientras que los funcionarios españoles coincidían en que la independencia no era realista.
Insatisfecho
Cuando finalmente, en febrero de 2007, Marruecos presentó su propuesta de autonomía para el Sáhara, Moratinos no se mostró satisfecho y pidió más generosidad, según las comunicaciones, que desvelan también que la diplomacia española consideraba que la posición excesivamente pro marroquí de Francia dificultaba una solución.
"Jacques Chirac -entonces presidente francés- es más pro marroquí que el rey de Marruecos", dijo el que fuera número dos de Exteriores Bernardino León.
En cuanto a Argelia, la postura española causó tensiones y, según reflejan los cables filtrados por WikiLeaks, quizás algo más: el embajador de EEUU Eduardo Aguirre aseguraba, tras la subida del 20 por ciento del gas que Argelia exporta a España decretada en marzo de 2007, que "muchos en España consideran que está vinculada a los comentarios de Zapatero en Marruecos".