Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazado el veredicto del juicio contra Aung San Suu Kyi hasta el 11 de agosto

El tribunal birmano que juzga a la líder opositora y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, ha decidido aplazar hasta el próximo 11 de agosto el fallo del juicio. La líder del movimiento demócrata está acusada de violar las condiciones de su arresto domiciliario que ha cumplido durante 14 años por activismo político.
La decisión ha sido anunciada por el juez pocos minutos después del inicio de la vista, a la que asistieron una quincena de diplomáticos asiáticos y occidentales, entre ellos los representantes de las embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido. El magistrado ha justificado el retraso del veredicto diciendo que es necesario para interpretar varios términos de la Constitución de 1974, que fue reemplazada el pasado año por otra aprobada mediante referéndum.
Sin embargo, fuentes de la Liga Nacional por la Democracia (LND), la formación política liderada por Suu Kyi, de 64 años, han asegurado que el Gobierno ordenó posponer el anuncio del veredicto momentos antes del comienzo de la vista, por considerar que la atmósfera era "poco propicia".
Represión a la oposición
Suu Kyi, detenida por primera vez en 1989, está acusada de quebrantar su tercer arresto domiciliario al cobijar en su casa durante dos noches a John Willian Yettaw, un estadounidense que burló la seguridad y se coló en el interior para, según ha declarado él mismo, protegerla de un supuesto intento de asesinato.
Cerca de una veintena de activistas de la oposición han sido detenidos en sus hogares durante operación policial llevada a cabo horas antes de la vista en distintos barrios de Rangún, la antigua capital, según ha denunciado la LND. Además de Suu Kyi, también han sido juzgadas las dos mujeres, madre e hija, que viven con ella, así como el estadounidense que cruzó a nado el lago que da a la parte posterior de la casa.
La Nobel de la Paz se enfrenta a la pena máxima de cinco años de prisión y de ser declarada culpable, y contrario a lo pide Naciones Unidas, no podrá participar en las elecciones legislativas que la Junta Militar planea celebrar en 2010.