Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Andreu prosigue la causa contra Israel por un ataque a Gaza en 2002

El juicio del Yak, visto para sentenciaCuatro
El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha decidido este lunes rechazar las indicaciones de la Fiscalía y continuar adelante con la investigación que está llevando a cabo sobre el bombardeo realizado por la aviación israelí el 22 julio de 2002 en Gaza, en el que murieron 15 civiles palestinos.
Al contrario de lo sostenido por la Fiscalía dirigida por Javier Zaragoza, Andreu entiende que Israel nunca ha llevado a cabo una investigación seria sobre los hechos, por lo que considera que la Audiencia Nacional sí es competente para iniciar su propia investigación.
La querella está dirigida contra el ex ministro de Defensa israelí Benjamín Ben-Eliezer y otros seis militares, a los que se acusa de crímenes de guerra por ordenar o participar en el bombardeo en la ciudad de Gaza en el que murieron 15 personas, la mayoría niños, debido a un ataque de la aviación israelí que pretendía acabar con la vida del presunto líder de Hamás Salah Shehadeh.
Delito de 'lesa humanidad'
El pasado 2 de abril, el fiscal encargado del caso, Pedro Suárez, en un escrito dirigido a Andreu, pidió al magistrado el archivo de la investigación y afirmó que sí existe un proceso abierto en el Tribunal Supremo de Israel, que ha dado lugar a una investigación que "ha colmado" el derecho de las víctimas. "España no puede convertirse en una tercera instancia mundial", señalaron fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.
En contra de esta tesis, Andreu asegura en el auto hecho público este lunes que "desde la fecha de comisión de los hechos, en el mes de julio de 2002, las autoridades de Israel no han incoado ningún procedimiento criminal que tenga por objeto determinar si de los hechos denunciados puede derivarse la existencia de algún tipo de responsabilidad penal".
"Buena prueba de ello es que los querellantes se han visto obligados a acudir a la jurisdicción española para que se proceda a la apertura de una investigación judicial", ha señalado el juez. El magistrado estima que la justicia española puede perseguir un delito de lesa humanidad.
La querella, que fue presentada en junio pasado por familiares de varias de las víctimas del ataque del Ejército israelí, también estaba dirigida contra el ex primer ministro de Israel Ariel Sharon, que no entró en el procedimiento al encontrarse en coma profundo desde el año 2005.