Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfonso Bosch se niega a declarar en el juicio por el 'caso Gürtel'

Pese a que está acusado de seis delitos, el diputado del PP en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch Tejedor se ha acogido a su derecho a no declarar hasta que no se levante el secreto sumarial en el juicio por el 'caso Gürtel' que se lleva a cabo en el Tribunal Superior de Madrid (TSJM).
Bosch es el primer aforado formalmente imputado en esta causa, aunque la misma salpica a varios diputados autonómicos del PP, cuyas imputaciones también estudia el TSJ de Valencia.
Los delitos que le imputan son los de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental. Según los autos dictados por Garzón, que investigó la causa antes de mandarla a los TSJ por la presencia de aforados, Bosch utilizó su cargo como gerente de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda de Boadilla del Monte (Madrid) para favorecer adjudicaciones a las empresas cercanas a Francisco Correa, presunto líder de la trama corrupta.
Otros imputados

El magistrado que instruye la causa imputa los mismos delitos que a Bosch al ex viceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid Carlos Clemente Aguado y al abogado Santiago Lago Borstein, que también han comparecido este martes como imputados en el caso.
El primero en declarar, Clemente, que según el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón habría cobrado 16.000 euros de la caja "B" de Correa, ha manifestado al término de su comparecencia: "Jamás, jamás he recibido un euro fuera de mi sueldo".
El juez Pedreira continuará con los interrogatorios de los imputados el próximo jueves, cuando declarará Correa (que permanece en prisión desde el pasado 12 de febrero), y los empresarios Alfonso García Pozuelo-Asins y Enrique Carrasco Ruiz de la Fuente, que presuntamente pagaron a Correa por intermediar a su favor con la clase política.