Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alerta por terrorismo internacional

La decisión a aumentar la alerta del gobierno británico ha surgido porque varios milicianos de Al Qaeda arrestados recientemente en África aseguraron durante su interrogatorio que el grupo terrorista planea un atentado aéreo contra Reino Unido desde el exterior, según ha indicado una fuente de los servicios de seguridad de Estados Unidos. Aunque aún se desconoce cuál es la localidad británica que supuestamente se pretende atacar, el Gobierno estadounidense ha tomado en serio la amenaza y por ello ha trasladado la información a Reino Unido.
El secretario de Interior británico, Alan Johnson, informó este viernes que su Gobierno había decidido elevar el nivel de alerta por amenaza terrorista en todo el país de "sustancial" a "severo", el segundo en la escala. "Esto se traduce en que un ataque terrorista es altamente probable, pero debo destacar que no existe información de inteligencia que indique que se vaya a producir un ataque inminente", señala Johnson en un comunicado. El siguiente nivel de alarma, "crítico", sí indica que existe un alto riesgo de atentado inmediato.
El próximo jueves se celebra en Londres una conferencia internacional sobre Afganistán, de la que se espera sirva para establecer una agenda para la transferencia de poderes a Kabul y se debata sobre la posible fecha de salida de las tropas internacionales desplegadas en el país asiático. Entre los participantes estarán el presidente afgano, Hamid Karzai, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.
Mientras, un avión de pasajeros de la aerolínea turca SunExpress que viajaba de Stuttgart (Alemania) a Izmir (Turquía) hizo este viernes un aterrizaje de emergencia en Tesalónica, en el norte de Grecia, debido a que el piloto recibió una amenaza de bomba en su teléfono móvil, según informó un controlador aéreo griego.