Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tatuaje macabro...

Llevaba huyendo al menos desde octubre. Dando esquinazo a la policía alemana. Con su bebé y con el teléfono de su esposa. Se llevó su móvil para entrar en sus redes sociales y pensaran que estaba viva. Pero su cadáver yacía en su apartamento. Su marido, fugitivo, había recorrido mientras la costa española desde Tarifa hasta Lloret de  Mar donde  le han detenido.