Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al tradicional libro de familia

De la Vega tras el consejo de MinistrosCNN+
El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de la ley del Registro Civil, que, modificando una regulación de 1957, unificará diversas secciones temáticas y territoriales hasta ahora existentes. Además, informatizará todos los datos y arrebatará el conjunto a los jueces para ponerlo bajo control administrativo de funcionarios del Ministerio de Justicia.
Así lo han anunciado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, en la rueda de prensa posterior al Consejo. Entre otras consecuencias, la reforma del Registro Civil contemplará la expedición de códigos de ciudadanía y certificados individuales, que podrán obtenerse por internet y provocarán la extinción de los tradicionales libros de familia.
Por su parte, Caamaño ha explicado que, hasta ahora, el Registro Civil arrastraba "una concepción del siglo XIX", que contemplaba la existencia de múltiples oficinas vinculadas a las demarcaciones judiciales y estaba estructurado en secciones como las de nacimientos, matrimonios y defunciones.
Digitalización de todos los documentos expedidos desde 1950
Asimismo, el ministro ha situado como base de la reforma el Programa Registro En Línea, que, en el marco del Plan Avanza, ha permitido la digitalización de todos los documentos expedidos desde 1950: más de 110.000 libros y unos 68 millones de páginas. Además, con la digitalización del Registro Civil Central, que consta de unos 10.730 libros, Caamaño ha vaticinado que "a mediados de este año estará digitalizada toda la información del Registro Civil desde el año 1950 hasta hoy".
La digitalización conllevará también una notable concentración de oficinas. De los 8.000 puntos que existen actualmente (431 registros civiles principales y 7.677 juzgados de paz, más los 177 registros de las oficinas consulares) se pasará a unos 108, uno por cada comunidad autónoma.