Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al cineasta genial

Adiós a un cineasta genialCuatro/CNN+
Ya está abierta la capilla ardiente hasta la medianoche y mañana por la mañana. Su hijo mayor, José Luis Berlanga, ha asegurado que su padre ha muerto "tranquilo" en su casa después de haber cenado "su tortilla de patatas", "y ha amanecido plácidamente con cara de señor dormido". Berlanga será enterrado en el cementerio madrileño de Pozuelo de Alarcón. Sus restos mortales saldrán directamente de la sede de la Academia del Cine, donde está instalada su capilla ardiente.
Berlanga es uno de los mitos del cine español, con el trío de obras maestras "¡Bienvenido, Mr Marshall!", "Plácido", y "El verdugo". Su última aparición en público fue en julio de este año. Acudió en silla de ruedas a la inauguración de la Sala Berlanga, en Madrid. Berlanga ha marcado época. Ha sido cronista de un país repleto de dramas y traumas de la guerra, testigo de una supervivencia colectiva.
Nació en 1921, en Valencia. Estudió Derecho y Filosofía y Letras, carreras que dejó para intervenir en los últimos meses de guerra civil española, al lado del bando republicano. Más tarde formó parte de la División Azul. Finalmente, se decantó por la dirección cinematográfica, consiguiendo la diplomatura.
Llevaba tres años apartado de las pantallas, su último plano lo rodó en 1999, junto al Mediterráneo, en Peñíscola. Fue para "París Tombuctú", un película coral, en la que no regateó el tema de la muerte. El cineasta lo dio todo en el cine. Ya ha pasado por méritos propios a la historia del arte universal.
Se prevé que decenas de personas visiten la Academia Española de Cine donde está instalada la capilla ardiente. El féretro ha quedado instalado en el escenario del salón de actos, iluminado por cuatro grandes candelabros y acompañado de una corona de rosas blancas. Al fondo, en una pantalla se han proyectado fotografías de la trayectoria del cineasta.