Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abiertas las negociaciones políticas para resolver la crisis hondureña

Cuatro candidatos presidenciales para los comicios de noviembre en Honduras y el depuesto gobernante, Manuel Zelaya, han dado por iniciado un diálogo para que se reanude la mediación del mandatario de Costa Rica, Oscar Arias, para resolver la crisis causada por el golpe de Estado del 28 de junio.
Los candidatos se han reunido primero con el presidente de facto, Roberto Micheletti, en la Casa Presidencial, y luego con Zelaya en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se encuentra desde el lunes tras volver por sorpresa al país, del que los militares lo expulsaron el 28 de junio.
Primero con Micheletti...
Los candidatos han instado a Zelaya y Micheletti a volver a la mesa de negociación en el marco del Acuerdo de San José, que impulsa Arias y que, entre otros puntos, incluye la restitución condicionada del depuesto presidente, una amnistía política y un gobierno de reconciliación.
"Urgimos a las partes retomar esa instancia de diálogo para que, con los agregados y contribuciones que podrían convenirse dentro del proceso negociador, pueda encontrarse en forma consensuada la forma de solución justa y equilibrada a la crisis política que atravesamos", explican los candidatos en un comunicado conjunto.
Elvin Santos, del gobernante Partido Liberal; Porfirio Lobo, del Nacional; Felícito Ávila, de la Democracia Cristiana, y Bernard Martínez, del Partido Innovación y Unidad Social Demócrata, han hecho esta declaración tres reunirse por espacio de más de tres horas con Micheletti.
...luego con Zelaya
Tras reunirse con Micheletti, los candidatos se han trasladado a la Embajada brasileña, que está bajo un riguroso cordón militar y policial, donde han dialogado con Zelaya y varios miembros del movimiento de resistencia popular que exige su restitución.
Honduras trata de presentar un rostro de normalidad después de tres días de casi continuo toque de queda. Tegucigalpa recuperó el pulso mientras el Gobierno decretó el toque de queda desde las 19.00 hora local (01.00 GMT del viernes) hasta las 05.00 del día siguiente (11.00 GMT) en todo el país salvo en zonas del Caribe, tras una jornada en la que los aeropuertos reabrieron y los detractores de Zelaya salieron a las calles.