Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AIE prevé un estancamiento en la demanda mundial de carbón en los próximos cinco años

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que el crecimiento de la demanda mundial de carbón se estancará en los próximos cinco años, a medida que el apetito por este combustible disminuya y otras fuentes de energía ganen terreno, según el informe publicado por la organización.
En concreto, la participación del carbón en el 'mix' energético se reducirá al 36% en el horizonte de 2021, frente al 41% que representaba en 2014. Esta caída se deberá principalmente a una menor demanda de China y Estados Unidos, así como al crecimiento de las energías renovables y un mayor enfoque en la eficiencia energética, según el informe.
No obstante, la AIE constata que, pese a esta previsión de estancamiento, el mundo sigue siendo altamente dependiente del carbón y advierte de que su evolución dependerá en gran medida de la trayectoria de su demanda en China, que representa el 50% de su consumo global y casi la mitad de su producción.
Además, la agencia constata que la demanda mundial de carbón cayó en 2015 por primera vez en el siglo y pronostica que no alcanzará los niveles de 2014 hasta 2021.
CAMBIO HACIA ASIA.
Asimismo, el informe destaca un importante cambio geográfico en el mercado mundial del carbón hacia Asia. Así, mientras que en el año 2000 en torno a la mitad de la demanda de carbón procedía de Europa y América del Norte y Asia, en 2015 representaron un 25%, mientras que el peso de Asia aumentó hasta tres cuartas partes del total.
La AIE señala que el carbón, debido a que es relativamente asequible y abundante, sigue siendo el combustible número uno en el mundo para generar electricidad o producir en la industria. No obstante, subraya que también es responsable del 45% de todas las emisiones de dióxido de carbono relacionadas al consumo de energía y contribuye significativamente a otros tipos de contaminación.
Así, el director de mercados energéticos y seguridad de la AIE, Keisuke Sadamori, indicó que debido a estas implicaciones contaminantes del carbón, este mineral ha estado bajo el foco, aunque subrayó que "es demasiado pronto para decir que es el fin del carbón".
Además, la agencia señala que, pese al acuerdo de París de lucha contra el cambio climático, no existe un impulso importante para promover el desarrollo de las tecnologías de captura y almacenamiento de las emisiones de carbono.