Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Los pecadores deben ser castigados”

El taxista asesino confiesa a una de sus víctimas el motivo de su ira justiciera. El director de la escuela en la que estudiaba era un pederasta que castigaba a sus alumnos golpeando sus nudillos y humillándoles.