Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra de banderas, en 'Me cambio de familia'

Azucena, nacionalista española y Carme, independentista catalana y lesbiana se intercambian de familia durante dos semanas.

En la familia de Azucena se sienten españoles de los pies a la cabeza, viven rodeados de símbolos patrios y tienen un perro que se llama Franco. Azucena pasa la mayor parte del tiempo colaborando en un Centro donde se resaltan los valores más característicos de la extrema derecha, y tiene dos hijos jóvenes, Kevin y David, que defienden su ideología por encima de todo.
Carme está casada con una mujer, y su núcleo familiar lo componen ellas dos y el hijo de Carme, Enok, un joven de 18 años muy orgulloso de su condición homosexual. Por si esto fuera poco, esta familia es defensora a ultranza del independentismo, y reniega de todo lo que suena a español.
Para dos familias tan extremas, la convivencia puede llegar a convertirse en un verdadero infierno. Desde el primer momento, cualquier comentario sobre ideología política ha sido criticado. Tampoco ha sido fácil hablar sobre tendencias sexuales. Desgraciadamente para ellos, todas las conversaciones parecen girar sobre lo mismo. Pero el cambio de normas no ha traído armonía, sino todo lo contrario.
Azucena no lo ha tenido nada fácil en Barcelona, su nueva familia le ha recibido colocando por toda la casa banderas catalanas. Algo que desde el principio le ha incomodado. Ella es una gran defensora de lo español y no ha dudado en poner la bandera de España, pero Loli, mujer de Carme, se ha encargado de quitarla. En su casa sólo entra la catalana y si quiere se puede poner la española encima. Además, no sólo eso ha incomodado a Azucena, sus amistades tampoco han sido de su agrado.
Azucena ha declarado que no cree que la sociedad esté preparada para aceptar que una familia homosexual eduque a un hijo o lo adopte, y menos entiende que Enok sea bisexual.
La guerra no sólo ha sido con Loli, también Enok se lo ha puesto difícil. En la semana del cambio de normas, Azucena ha querido cambiar el look de Enok, un estilo más formal. Y por si fuera poco, ha querido que diera clases de boxeo para potenciar su virilidad.
En Valencia, las cosas no han ido mejor. Carme también ha querido trasladar sus sentimientos hacia lo catalán a su nueva familia. Nada más llegar, Carme se ha encontrado colocados por toda la casa multitud de símbolos patrióticos, algo que rápidamente ha quitado. Incluso, ha llegado a tirar las banderas a la basura. Esto ha hecho que David, hijo mayor de Azucena, entrara en cólera y tirara las banderas, pero no a la basura sino que directamente por la ventana.