Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en las Montañas Rocosas

Cómo sobrevivir en las Montañas RocosasCUATRO
Si te pierdes en un lugar así lo más importante es no entrar en pánico, primero asume tu situación, tranquilízate y después piensa un plan para salir de ahí con vida. A estas alturas ya sabes cuál es el 'truquillo' habitual de Bear Grylls en estas situaciones, buscar un río y seguir su cauce porque el agua siempre lleva a la civilización. (También vale para las Montañas Rocosas).
Si ves que se te empieza a echar la noche encima tu prioridad debe ser encontrar o hacerte un refugio mientras tengas luz. Un refugio te mantendrá seco y caliente y lo más importante no te costará mucho hacerte uno ahí. No quieres gastar mucha energía, así que hazte uno usando ramas y troncos de los pinos que te rodean.
Si tienes hambre y no tienes comida, en el bosque te puedes alimentar fácilmente de insectos y larvas (otra cosa será que te gusten). Son una excelente fuente de proteínas y los encontrarás en los troncos de los árboles.
Ya tienes hecho tu refugio y acabas de descubrir que hay un oso merodeando, ni se te ocurra hacer ninguna locura. Intenta tumbarte y pasar lo más inadvertido posible, cuando veas que el oso se aleja, entonces puedes marcharte lo más sigilosamente que puedas. Bear Grylls aprendió esta lección cuando tuvo un oso siguiéndole los talones durante un montón de tiempo, hasta que logró despistarle después de tirarse en un río.
Si quieres moverte por la noche y no tienes brújula y el cielo está despejado, no te preocupes porque podrás guiarte con la estrella polar.
Si te encuentras con un río, pero para alcanzarlo hay un desnivel de 20 metros... Ni se te ocurra hacer lo que Bear Grylls en el episodio (tirarte al algua). Recuerda que el último superviviente es un exmilitar de las fuerzas especiales británicas y un experto escalador. Tómate tu tiempo y busca un lugar seguro para descender al río. ¡Con un poco de paciencia lo encontrarás!