Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir en Belice

Belice es un país remoto situado en la costa caribeña de América Central. Antiguamente formó parte del antiguo imperio maya. La mitad es selva virgen, sin habitantes, y si os perdéis ahí os aseguramos que estaréis solos. Bueno, solos del todo no, tendréis cocodrilos y jaguares deseando hacerse 'amigos' vuestros. En este país es donde se entrena el ejército británico para luchar contra la guerrilla.
Si estás perdido en medio de la selva, lo mejor es que busques un riachuelo o arroyo y que lo sigas. Al final, seguro que encontrarás gente.
Los mayores riesgos que afrontarás en la jungla son las serpientes venenosas, los insectos como las hormigas mordedoras, los escorpiones y los mosquitos que pueden transmitirte la malaria y el dengue. Y cómo no el calor, estar en este lugar te hará sentir como si tuvieras encima una manta húmeda, así que los golpes de calor serán otro de tus retos.
En el ecuador enseguida se te echará la noche encima. Recuerda que ahí los días y las noches duran lo mismo. Así que a las cuatro comienza a oscurecer y lo hace muy rápidamente. Empieza a hacer el campamento rápidamente o te verás en problemas.
Las normas para que hagas un campamento bueno son que encuentras tierra seca y sin muchos árboles alrededor. Recuerda que los troncos que se parten y los árboles que se caen son uno de los mayores riesgos en la selva. No te pongas cerca de un río porque puede que tu campamento se anegue. Y también limpiarás la zona con un palo para que no haya insectos peligrosos.
Recuerda dormir siempre en una altura considerable, lo mejor es que sitúes tu plataforma para dormir encima de los árboles. Asegurate que el árbol pueda con tu peso. Utiliza las lianas para hacer la cama.
Si te enfrentas a una boa constrictor no temas por su mordedura, lo que te tiene que hacer temblar es su largo cuerpo con el que puede ahogarte hasta la muerte.
Ten mucho cuidado si te haces cualquier herida en la selva. Por muy insignificante que te parezca puede infectarse y provocarte la muerte. Este lugar es muy húmedo y la piel se vuelve más vulnerable. Las bacterias, virus y parásitos que habitan la selva tampoco te lo pondrán fácil.