Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El problema del agua

Noticias Cuatro dedica toda su atención al problema de la sequía en Cataluña. Iñaki Gabilondo entrevistó al President José Montilla. Reportaje ¿Quién se bebe el Ebro?
El viernes 9 de mayo, Cuatro hará un importante despliegue en torno a la sequía que está afectando a las comunidades del nordeste de España. A lo largo del día, las sucesivas ediciones de los informativos de la cadena analizarán este asunto. Al mediodía, Javier Ruiz presentará Noticias Cuatro 1 desde la desembocadura del Ebro, en la provincia de Tarragona. Por la noche, en Noticias Cuatro 2, Iñaki Gabilondo entrevista al President de la Generalitat, José Montilla, para repasar las iniciativas del gobierno catalán en la lucha contra el desabastecimiento de agua.
Para completar la jornada, a las 00:15h, Cuatro emitirá un reportaje elaborado por los Servicios Informativos de la cadena, bajo el título ¿Quién se bebe el Ebro?, en el que se examina a fondo el problema del agua en Cataluña, pero también en Aragón y en la Comunidad Valenciana.
El documento hace un repaso histórico de la utilización del agua que el río más caudaloso de España vierte al Mediterráneo, desde el minitrasvase aprobado en 1989 para abastecer a Tarragona, hasta el derogado Plan Hidrológico del PP, que quería desviar mil hectómetros cúbicos hacia el sureste, hasta Almería, y al norte, para Barcelona. En la actualidad, el gobierno socialista ha aprobado el desvío de 50 hectómetros cúbicos, el agua de boca que necesita urgentemente Barcelona para no sufrir cortes en otoño.
Un equipo de los Servicios Informativos ha estado en los escenarios de la polémica: en Tortosa, la capital del Bajo Ebro, donde el rechazo al trasvase es total. En Campredó, donde está la toma para el minitrasvase de 1989, y en Barcelona, donde un corte del agua supondría un duro golpe para la imagen moderna que la Ciudad Condal quiere proyectar al mundo.