Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La opinión de Iñaki Gabilondo. Miércoles 5 de septiembre.

"Prestaremos atención de inmediato al drama del pesquero andaluz y nos acercaremos a Barbate para conocer todos los detalles, en un día en el que hemos vuelto a recordar que vivimos bajo amenaza. El terrorismo radical islamista nos tenía preparada otra matanza, esta vez en Alemania. Es muy probable que lo proyectara para el próximo martes, que es 11 de septiembre, mientras que, por primera vez, terroristas de ETA podrían ser condenados a cadena perpetua. Esta noticia presenta, a nuestro juicio, dos aspectos de interés. Primero: como Al Capone, que después de mil crímenes, fue cazado por un problema de impuestos, ETA podría encontrarse con las máximas condenas por un delito para ellos menor, simplemente instrumental: secuestrar a una familia para apoderarse de su coche y utilizarlo en un atentado. Segundo: los etarras siempre habían preferido ser detenidos en Francia. Por eso utilizaban distintos trucos, algunos clásicos, como ir armados para que, si eran interceptados por la policía gala, tuvieran que ser juzgados allí. Es posible que, a partir de esta petición del fiscal, Francia se convierta en territorio de altísimo riesgo. Su jaula se hace mas angosta cada día".