Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Es malo, pero te gustará

Todo comienza cuando el oficial de policía Harry Morgan y su mujer deciden adoptar a Michael Dexter, un joven muchacho maltratado y abandonado por sus padres. Con el transcurso de los años, el policía descubre las tendencias homicidas de su hijo y, con el fin de evitar una tragedia familiar, éste le guía en su vida y le enseña no sólo a que cuando tenga necesidad de matar lo haga con despiadados criminales que han escapado de la ley, sino que es fundamental no dejar ninguna prueba de sus actos.
Al margen de su trabajo como forense, Dexter se dedica a perseguir a asesinos en serie sin escrúpulos, culpables de diferentes delitos que lograron quedar impunes ante la justicia. Pero Dexter se siente muy diferente de todas sus víctimas a las que mata de manera cruel y con absoluta frialdad. Busca el castigo en aquellos que no pidieron perdón por sus actos delictivos, de los que abusaron de los débiles. Incumplir sus estrictos principios se paga con la vida.
Su particular código ético está marcado por la influencia de su padre, que como policía intentó canalizar la especial forma de ser de Dexter encaminándolo dentro de las normas de la sociedad. Pero una parte de su instinto agresivo y básico no fue redimida. Esta es la parte cruel que define la forma de ser de uno de los personajes más carismáticos de la televisión.
Apta para gourmets exquisitos
Basada en la novela de Jeff Lindsay, Darkly Dreaming Dexter, esta aclamada producción americana ha supuesto todo un récord para Showtime. Desde su estreno, el pasado 1 de octubre de 2006, Dexter se situó como el segundo estreno (de serie dramática de una hora) más visto del canal estadounidense, por detrás de The L World.
La crítica ha dicho de Dexter que es "extraña, diferente y emocionante, con un personaje y una actuación que quita el aliento" (Daily News); "Una serie deliciosamente oscura con reminiscencias del cine negro rodada en Miami" (Ocean Drive).
En cuanto a su personaje principal, interpretado por Michael C. Hall, lo han calificado como "un asesino en serie con un corazón de oro" (Star Magazine) y "el maestro de los momentos macabros" (The Miami Herald). Según The Reporter, "la gente está fascinada por la moral ambigua de Dexter".