Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los guardianes de Chávez

42 personas son asesinadas al día en la República Bolivariana de Venezuela. REC viaja a la Venezuela armada que subyace bajo la presidencia de Chávez
42 personas son asesinadas al día en la República Bolivariana de Venezuela. La revolución de Chávez no ha logrado frenar unos índices de violencia criminal que han situado a Caracas en el segundo lugar del ranking de las ciudades más violentas del mundo, después de Ciudad Juárez. REC viaja a la Venezuela armada que subyace bajo la presidencia de Chávez.
Una Venezuela en la que los partidarios del presidente y la oposición se han instalado en posturas prácticamente irreconciliables y que para muchos son la antesala de un grave enfrentamiento civil. El programa dirigido por Jon Sistiaga entra en el barrio 23 de enero de Caracas, el bastión del chavismo radical. El reportero David Beriain se topa allí con un universo donde se sacraliza la lucha armada, se admira a la banda terrorista ETA, se adora a la guerrilla colombiana de las FARC y se pintan murales de la Virgen Maria con un Kalashnikov: "Si a Cristo le tocara bajar a la tierra ahorita, lo haría con un fusil", dice un miembro de uno de los grupos armados que apoyan y vigilan a Chávez, para que no se desvía de la revolución.
Estos grupos, alentados y permitidos por el propio presidente venezolano, se han convertido en una especie de guardianes de esa revolución. Beriain entrevista a algunos de ellos. Por las cámaras de REC desfilan milicianos armados y encapuchados que hablan de "zonas liberadas donde no hay nadie de la oposición" o que reivindican la lucha armada para que no vuelvan los antichavistas. Estas organizaciones se constituyen en pequeños ejércitos privados que dictan la ley en sus barrios, impiden el paso a la policía e incluso, lanzan operaciones de exterminio contra los narcotraficantes que intentan asentarse en sus zonas.
Beriain asiste a varios operativos policiales en barrios en los que no se puede entrar sin casco y chaleco antibalas. Y acude después a los hospitales de Caracas en los que faltan desde camas a medicinas. Los reporteros viajan también a la frontera con Colombia, al lugar donde según un auto de la Audiencia Nacional, militantes de ETA se han entrenado junto a milicianos de las FARC colombianas y miembros de la guerrilla venezolana chavista.