Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un gol estelar

El gol que lo cambió todocuatro.com
Iniesta marcó, el país estalló y la historia se reescribió: porque ahora, una estrella será eterna en nuestro pecho.
Los iconos mediáticos más influyentes del mundo son hoy, unos futbolistas que derrochan, a partes iguales, calidad sobre el terreno de juego y 'buen rollo' en sus miradas. Son futbolistas que ya son perennes, son los que consiguieron, en aquel Mundial que se disputaba en 2010 por primera vez en África, ese título por el que 'La Roja' siempre llevará 'Sudáfrica' sobre su escudo.
Y fue, entre otras muchísimas cosas, por un gol que vale una estrella y que hizo enloquecer a un país como nunca había ocurrido. Y lo hizo Andrés Iniesta, nuestro pequeño gran genio, con un corazón tan grande como para recordar al mundo entero que él siempre se acuerda de sus amigos, incluso en el momento de mayor satisfacción personal de su vida. Pero esto es un conjunto de héroes, como también lo es Íker Casillas, que rompió a llorar (y con él toda España) al sentirse campeón del mundo. Campeón. Se dice pronto... Porque un país entero se vio reflejado en su capitán, un tío capaz de finiquitar cualquier polémica con una espontaneidad que no suele estar asociada a las megaestrellas del deporte.
Y así podríamos seguir hasta completar los 23 futbolistas (mención aparte merecen los dos entrenadores que han conseguido guiar este talento, uno iniciando el camino a seguir, Luis Aragonés, y otro sabiendo gestionar algo tan difícil como repetir una victoria, Vicente del Bosque), hablar de Pedro, que ha pasado en un año de ser un absoluto desconocido a ser titular en el partido más importante del mundo.
España recibe hoy a sus héroes... que lo disfrutemos todos. Porque ya somos eternos.