Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El camino del inmigrante

Cuatro miradas sobre la realidad de África
África es un continente rico... en éxodos: se va el gas, se va el petróleo y se va el inmigrante. Pero no todos recorren el mismo camino, ni reciben igual trato al llegar a la frontera. Los reporteros de 1 Equipo han viajado hasta África para tratar el drama de la inmigración desde todas sus caras.
El camino del inmigrante, reportaje que se emitió el miércoles 16, es la desesperada búsqueda de un sueño, para muchos una utopía: poder comer a diario. Todo ello, con cuatro miradas distintas. Porque, según la directora del programa, Tamara Hendel, 1 Equipo "no es periodismo de investigación", sino un "programa vivencial".
Antonio Muñoz de Mesa se trasladó a Diamatyl (Senegal), donde sus pobladores viven con un euro al día, y vivió el último día de un hombre que se despide de sus 3 mujeres y 11 hijos para emprender la ruta del inmigrante. "Me siento como un extraterrestre en este mundo", dijo Antonio . "Cuanto menos tienen, más te dan. Nunca había presenciado algo con tanta falta de derechos humanos", señaló.
Antonia Moreno acompañó a otro viajero que no tiene obstáculos en el camino: el gas y el petróleo, que alimentan la economía del Primer Mundo. También descubrió a niños marroquíes que se escondían en los bajos de los camiones para llegar a España. Antonia tiene muy claro que 1 Equipo "es mi programa, en que se soy libre y en el que se le trata al espectador como una persona inteligente".
Con María Julia Oliván saltamos al otro lado de la valla para vivir el día a día de los subsaharianos que han conseguido llegar a Melilla y comprobar cómo la Guardia Civil se encarga de hacer fracasar el viaje del inmigrante. "Me conmovió pensar en la vida de esa gente, que su plan sólo es sobrevivir o morir", ha señalado la presentadora argentina.
Ya en España, también se refleja la mirada de aquellos que han logrado entrar en nuestro país. Pablo Carbonell nos presentó a Sansón, un inmigrante liberiano que desde hace 8 años vive en Madrid. Sansón se considera un afortunado, aunque reconoce que volvería a su país, "porque como en casa, nada". Carbonell ha querido dejar claro que con estos reportajes "la gente va a comprender cómo es su vida" y que éste es un programa "para gente que necesita quitarse la venda de los ojos".