Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hay alguien ahí

Hay alguien ahícuatro.com
Una familia y una casa que guarda un oscuro secreto.
Hay alguien ahí está ambientada en una tenebrosa casa a la que se trasladan a vivir los miembros de una familia, que pronto verán alterada su nueva vida por una serie de fenómenos inexplicables.
El reparto de la serie está encabezado por Sonia Castelo (Motivos personales, Mareas vivas, Lex, El Comisario, Los Simuladores), Eduard Farelo (Ventdelplá, Majoria Absoluta, Secrets de familia) María Cotiello (SMS, Alesio, Las trece rosas), Guillermo Barrientos (Amar en tiempos revueltos, El comisario, Cuenta atrás), Montse Mostaza (Crimen ferpecto, Ouija, Un chupete para ella), Marina Salas (Desaparecida, Cuenta atrás, Mar de fons, Sin tí), Chisco Amado (La familia mata, Con dos tacones, 7 días al desnudo), Agnes Kiraly (La que se avecina, Cazadores de hombres), la niña Mónica Rodríguez, que debuta en televisión, y William Miller, entre otros.
La serie producida por Plural Entertainment gira alrededor del misterio que envuelve la casa y de los terribles sucesos que van ocurriendo a sus nuevos inquilinos: una pareja que intenta salvar su matrimonio y sus tres hijos.
Capítulo 1: Catorce pasos
Mientras Diego Pardo, el cabeza de familia, cierra el acuerdo en la inmobiliaria para mudarse con los suyos a la casa de sus sueños, los obreros se encargan de los últimos retoques en la reforma de la vivienda. Es entonces cuando sucede algo inesperado y, desde el interior del pozo que hay en el sótano, una fuerza sobrenatural se cobra su primera víctima...
Ajenos a lo sucedido, la familia hace la mudanza con todas sus esperanzas puestas en una vida mejor y sobre todo más tranquila. Sin embargo, las presencias que habitan en la casa no tardan en manifestarse. Con la intención de contactar con ellas, Íñigo se las ingenia para quedarse solo en casa y organizar una sesión de espiritismo con su novia Silvia y sus amigos. Algo que jamás habría hecho si hubiera sospechado las terribles consecuencias... Y es que hay puertas que nunca se deben abrir.