Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uruguay se clasifica para semifinales a lo Panenka

Asamoah Gyan tuvo la clasificación de Ghana en el minuto 120, pero mando el esférico al larguero tras el lanzamiento de un penalti por mano de Suárez
La historia se daba cita en el Soccer City y no defraudó.África buscaba estar por primera vez en una semifinal mundialista. Uruguay quería regresar a lo más alto 40 años después. Africanos y uruguayos nos brindaron los minutos de mayor infarto del Mundial
Arrancó el partido con dominio uruguayo que durante los primeros treinta minutos tuvieron la posesión y las llegadas con mayor peligro. No supieron aprovechar sus oportunidades y los africanos despertaron con dos ocasiones seguidas de Vorsah de cabeza y un derechazo de Gyan. Fue entonces cuando Scotti tuvo que sustituir al lesionado Lugano. En el último respiro de la primera parte, Muntari recibe el balón y desde 30 metros de distancia bate a Muslera con un tiro muy ajustado al palo del portero, adelantando al equipo africano justo antes de marchar al túnel de vestuarios.
Uruguay salió muy enchufado en los primeros compases de la segunda parte y es que sabía que si quería seguir haciendo historia tenía que ir a por la victoria desde el arranque. No tardaría demasiado en equilibrar el marcador. Diego Forlán se encargaría de materializar un bellísimo tanto tras sacar una falta directa desde la frontal del área. A partir del tanto del empate no hubo un dominador claro en el terreno de juego si bien las ocasiones más claras las tuvo Suárez en sus botas, todas desbaratadas por Kingson.
Ni Uruguay ni Ghana conseguían el gol que les clasificaba para semifinales, y así se llegó a la prórroga. Minutos de gran desgaste físico, de lucha, donde Ghana ponía la velocidad, pero no la precisión. Los fallos por el cansancio físico era una constante para las dos selecciones.
Y entonces se llegó al minuto 120, el minuto del llanto y de la alegría. De héroes y villanos. Nube de jugadores en el área uruguaya, primero es Muslera quien desbarata la ocasión de Ghana , el rechace cae de nuevo para los africanos y esta vez es Suárez,quien, con la pierna, lo para en línea de gol, pero el peligro continúa y Adiyiah consigue enganchar un tercer disparo y de nuevo Suárez, esta vez 'a lo Muslera' evita el gol de Ghana. La mano es clara y el árbitro no duda en sacar roja a Suárez y pitar penalti a favor de Ghana.
Suárez se fue llorando hacía el tunel de vestuarios, mientras que al mismo tiempo Asamoah Gyan se preparaba para lanzar el penalti que clasificaría de manera histórica a su país. Gyan lanza y el balón golpea el larguero. Las lágrimas de Suárez se convierten en gritos de alegría. La esperanza de Gyan se convierte en decepción. Se pierde una oportunidad histórica para el continente africano.
De infarto fue la tanda de penaltis. Muslera paró los tiros de Mensah y Adiyiah, mientras que Pereira mandó a las nubes el esférico en su turno. El loco Abreu tenía en sus botas la clasificación, la misma oportunidad que se le brindó a Gyan en el minuto 120, y Abreu no falló. Con un extraordinario tiro 'a lo Panenka', con una locura más, Abreu clasificó a Uruguay para semifinales 40 años después. Los Charrúas se medirán a Holanda para intentar devolver a primer plano a la selección que fue rey en 1950 protagonizando el sonado 'Maracanazo'.