Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trágico encierro de los toros de Jandilla con cuatro heridos por asta de toro, uno de ellos muerto

La crónica de Carlos Bernabé
La historia negra del encierro de Pamplona ha empañado esta mañana de viernes. Los toros de Jandilla han protagonizado un encierro muy peligroso en el que un joven ha fallecido a consecuencia de la cornada que le ha propiciado "Capuchino", un toro colorado de la ganadería gaditana.
Las reses han salido puntuales desde los corrales de Santo Domingo en una manada agrupada y con Capuchino en la parte trasera del grupo. A gran velocidad han recorrido los primeros metros en el que el astado colorado ha comenzado a mirar a la parte izquierda de la calle en un presagio de lo que realizaría más adelante. Con un ritmo fortísimo Capuchino ha encabezado el grupo de toros y cabestros, trompicando a un corredor en la parte final de la cuesta. A su paso por la Plaza del Ayuntamiento se ha vivido uno de los momentos de mayor tensión cuando el toro que abría manada ha derrotado hacia el lado derecho derribando a varios corredores, uno de los cuales ha resultado corneado en el abdomen. Mientras Capuchino golpeaba a dichos corredores su hermanos han cruzado de manera fugaz la plaza y la calle Mercaderes. El colorado, repuesto respuesto de los derrotes, ha proseguido su carrera alcanzando, de nuevo, a otro mozo que se encontraba despistado en la calle Mercaderes.
En la calle Estafeta los corredores han podido disfrutar de las mejores carreras de lo que va de año, puesto que se han abierto grandes huecos entre los astados que conformaban el grueso de la manada. El aumento de corredores ha quedado reflejado en este punto en el que se han producido algunas caídas por la velocidad de los toros. Capuchino ha realizado una carrera en solitario por este tramo y sin ocasionar problemas a los corredores.
En la última parte del recorrido el primer grupo de cabeza ha entrado en la plaza de manera limpia. Pero tras este grupo de manada quedaba el protagonista de la jornada, Capuchino, el burel colorado que a la altura de la curva de Telefónica ha cambiado su trayectoria para acometer con fuerza contra el vallado derecho. Allí el astado ha corneado mortalmente a un joven que trataba de refugiarse en el vallado tras su carrera. La cornada, seca y certera, ha provocado lesiones irreversibles en el cuello del mozo, llegando el pitón hasta el pulmón izquierdo, aorta y cava. Inmediatamente ha sido atendido por los efectivos sanitarios, pero poco pudieron hacer por su vida.
Tras este choque el toro de Jandilla ha quedado descolgado definitivamente provocando momentos de pánico en la bajada al callejón. Capuchino miraba a ambos lados de la calle con un trote lento y calculador. Los mozos trataban de conducirlo a la plaza pero el astado, desorientado, volvía sobre sus pasos y lanzaba derrotes a diestro y siniestro. En uno de ellos ha alcanzado a un mozo que se encontraba inmóvil en el vallado izquierdo . Tras zarandearlo en varias ocasiones contra el vallado y posteriormente en el suelo, el mozo ha sido atendido de una cornada el muslo izquierdo.
Lentamente y gracias a la ayuda de corredores y pastores, y pese a la inconsciencia de algún mozo, Capuchino ha desembocado en el coso taurino para respiro de espectadores y corredores en un tiempo de 4 minutos y 30 segundos.
La historia se repite. Pamplona y los amantes del encierro se tiñen de luto por la muerte de un joven que vino con la ilusión de sentir el "veneno" que sólo proporciona el toro bravo y no puedo regresar para contarlo. DEP