Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siempre siento que me están observando

CAPÍTULO 3/ TEMPORADA 6
La paranoia, tiene sus ventajas en el quirófano.
Los cirujanos se imaginan el peor de los panoramas. Estás a punto de cerrar, has detenido la hemorragia, lo sabes pero hay una voz en tu cabeza preguntándote: ¿y si no lo has hecho? ¿y si el paciente muere y pudiste evitarlo? Revisas tu trabajo, otra vez, antes de cerrar.
La paranoia es la mejor amiga del cirujano.
Todos somos candidatos a sufrir el terror por no saber qué va a pasar. Pero es inútil. Porque todas las preocupaciones y los planes por si pasa esto o aquello, sólo empeoran las cosas.
Así que saca tu perro a pasear o échate una siesta, hagas lo que hagas, deja de preocuparte. Porque la única cura para la paranoia es estar aquí, aquí y ser como eres.