Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rápido y limpio encierro de los toros de Alcurrucén

La crónica de Carlos Bernabé
El primer encierro de las fiestas de San Fermín ha transcurrido con limpieza. Los toros de la ganadería de Alcurrucén, en su cuarta comparecencia en Pamplona, han salido de los corrales de Santo Domingo agrupados y con los cabestros abriendo manada. Ya en los primeros metros de la cuesta un toro negro de la ganadería extremeña se ha puesto en cabeza imprimiendo mayor velocidad a la carrera pero sin lanzar derrotes a los lados. En este tramo los mozos han podido realizar carreras limpias manteniendo las distancias.
El paso de la manada por la plaza del ayuntamiento ha provocado uno de los momentos de mayor tensión, en el que el primer toro ha arrollado a un joven a su paso por este punto, siendo pisoteado por el resto de sus hermanos. Al llegar a la curva de Mercaderes los astados han pasado por la parte central de la calle sin golpear con el vallado exterior, que ha permitido que la carrera no se detuviera en ese tramo.
Ya en la calle Estafeta se han producido las imágenes más bellas de la mañana con carreras ajustadas y una manada muy compacta que se ha visto dividida cuando uno de los astados ha tropezado y golpeado a uno de los mozos habituales. Desde este punto el toro ha realizado la carrera por detrás de sus hermanos de camada sin provocar momentos de peligro.
Los toros han llegado a la Plaza de toros en un tiempo de 2 minutos y 30 segundos sin dejar heridos de consideración y con un ritmo de carrera muy noble como en anteriores ocasiones.
A pesar de ser un encierro de martes, las calles han gozado de una gran cantidad de corredores, sobre todo en la parte final de Estafeta y en la entrada al callejón de la Plaza de toros.
Mañana nos esperan los toros de Cebada Gago, ganadería mítica de la Feria del Toro y uno de los hierros más temidos de los corredores por la peligrosidad que ofrecen en las calles.