Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paraguay hace historia tras clasificarse para cuartos en la tanda de penaltis

En un partido flojísimo (0-0), un error del japonés Komano desde los 11 metros da el pase a los paraguayos. El sábado a las 20h30, los cuartos frente a España.
La tensión con la que nipones y paraguayos han vivido un partido de octavos en el que ambas selecciones buscaban un histórico pase para cuartos de final ha marcado el encuentro. Fueron especialmente los japoneses los que apostaron por un partido con pocas alteraciones del marcador, bien organizados atrás y buscando alguna jugada aislada, especialmente a balón parado. Su mejor oportunidad vino a través de un tremendo disparo de Matsui que se estrelló en el larguero. Pero los de Okada, que empezaron ligeramente más fuertes, fueron cediendo frente a la presión de los de Martino.
La segunda parte fue aún más mala, más espesa. La historia presionaba las piernas de los futbolistas y las decisiones de los técnicos, por lo que, pese a contar con algunas oportunidades sueltas, ambos firmaban el peor partido del Mundial... y un irremediable camino hacia la prórroga primero y hacia la 'moneda al aire' de la tanda de penaltis después.
Así, con los paraguayos lanzando primero (y marcando), la presión recaía siempre en los jugadores nipones. Y fue, en el tercero de ellos, cuando el mundo se le vino encima a Komano, que estrelló su disparo en el larguero. Valdez y, en el último penalty, Cardozo, no fallaron y desataron la euforia entre los sudamericanos... y la tristeza en los asiáticos. Ahora, Paraguay cerrará la ronda de cuartos de final, el sábado a las 20h30, enfrentándose a España.