Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Iñaki Gabilondo. 8 de octubre.

"La ley comenzará el miércoles su camino en el Congreso. Esta ley es de justicia"
La ley comenzará el miércoles su camino en el Congreso. Esta ley es de justicia. Los que pudieron honrar durante cuarenta años a sus muertos, deberían entender que puedan hacerlo los demás, encontrando primero sus restos. Decir que eso puede remover viejos rencores es jugar con ventaja. Eso sí, convendría que imperara el buen juicio y este asunto se manejara con seriedad durante su trámite parlamentario. Habría de pedirse igualmente algo de cabeza a los que agitan un españolismo que parece más "cedista" que "ucedista". Deberían preguntarse cuántos viejos rencores han excitado tras el 11m, y por qué la canonización de centenares de católicos españoles no es agitar la memoria histórica. Fueron asesinados por su fe religiosa como asesinados por su fe en la legalidad lo fueron tantos otros en el bando contrario. La ley de la memoria es necesaria porque la esperan desde hace décadas miles de familias en este país. Y tienen derecho a ser entendidas respetuosamente por sus compatriotas. Cada grupo político o social debería encargarse de que, en su ámbito, no se sacaran las cosas de quicio. El colmo sería que convirtiéramos este delicado tema en munición electoral. Los juvenilismos de cierta izquierda son un riesgo. Y el frente rojigualda que prepara el Partido Popular -¿podríamos llamarle frente popular?- puede ser un problema, incluso para el propio Partido Popular.