Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Iñaki Gabilondo. Martes 11 de septiembre.

"Aquel 11 de septiembre debió cambiar el mundo. No lo hizo"
"Decimos que aquel 11 de septiembre cambió el mundo. Pero sería más exacto decir que aquel 11 de septiembre debió cambiar el mundo. No lo hizo. La respuesta del agredido fue convencional, tópica, ciega. El aplastamiento del agresor por la fuerza, aunque el agresor era una sombra. Además de injusto e inmoral, invadir Irak fue tan incongruente y anacrónico como desplegar a los soldados en los campos de Austerlitz esperando que formaran enfrente las tropas del enemigo. La nueva amenaza se presentaba sigilosa y mortífera como una serpiente invisible. Podía destruirnos sin que supiéramos de donde procedía. Nos desafiaba en una guerra nueva, que hubiera necesitado ser afrontada de una forma nueva. Nuestras armas ya no valían. Necesitábamos capacidad de entender. En la superficie y en el fondo. Frente a la red de Al Qaeda, una nueva red de complicidades. Necesitábamos inteligencia y diplomacia. Y teníamos a Bush. Los viejos credos, los eternos intereses. Todo ha ido a peor. El enemigo duerme debajo de nuestra cama y ha ampliado sus coartadas. Territorios enteros son polvorines. Los Estados Unidos han perdido amigos y todos hemos perdido libertad a cambio de espejismos de seguridad. Aquel 11 de septiembre debió cambiar el mundo, pero no lo hizo".