Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 15 de octubre

La Opinión de Iñaki Gabilondocuatro.com
Hace unos pocos meses, todo el mundo los consideraba problemas de la máxima importancia; hoy parecen cosa de poetas de la política, de ONGs, de querubines de tierno corazón
"Hablemos de los olvidados por la crisis económica: el medio ambiente y la lucha contra el hambre. Hace unos pocos meses, todo el mundo los consideraba problemas de la máxima importancia; hoy parecen cosa de poetas de la política, de ONGs, de querubines de tierno corazón. Asuntos embarazosos que hay que sacudirse de encima como se despacha a los niños cuando los mayores van a abordar temas serios. Algunos responsables públicos proponen que se abandonen todos los planes medioambientales en marcha, que no hay CO2 que importe ante la urgente necesidad de crecer y que lo del hambre lo dejemos para un momento mejor. Bien, dado que solo se entiende un idioma, el esperanto de la gente juiciosa, el idioma del dinero, en esta edición de noticias traduciremos a ese idioma algunos aspectos de ambos problemas. Si hemos aprendido algo del descalabro actual, haremos que la economía del futuro integre esas realidades, el medio ambiente y el hambre, como sumandos insoslayables; desplazarlos sería tan absurdo como eliminar de la contabilidad familiar las partidas de vivienda y alimentación. Pero, por el momento, corren peligro, aunque los apadrine un renacido Gordon Brown, paladín de las grandes batallas. A todo esto, las bolsas han vuelto a despeñarse y los analistas ya no saben qué decir, por lo que hablan de ajustes técnicos, que es un mantra de amplio espectro. Una guinda para acabar: una empresa española pretende jubilar a sus trabajadores de 48 años. Ya nos vamos aproximando al fin de trayecto, a la estación termini, el becario prejubilado. A propósito, ¿saben quien tiene 48 años? Zapatero..."