Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 9 de octubre

La Opinión de Iñaki Gabilondocuatro.com
Bajan los tipos pero sube el euríbor, el Banco Central Europeo abre sin límites el grifo a los bancos y se derrumban las bolsas
"Es como si lloviera de abajo arriba: bajan los tipos pero sube el euríbor, el Banco Central Europeo abre sin límites el grifo a los bancos y se derrumban las bolsas. Nada de lo que se hace sirve para lo que solía servir. Nadie sabe lo que hay que hacer pero, desde luego, no hay una solución nacional. Por eso, el mundo entero irá de peregrinación este fin de semana a Washington. Allí se reúnen los ministros de finanzas de 158 países, es la cumbre del G-8, (los más ricos), del G-24, (los más industrializados), del fondo monetario internacional y del banco mundial. La cumbre de las cumbres y, hacia allí, se dirigen las plegarias del mundo financiero y del público en general, confiando en que de ahí surja alguna luz. No es demasiado probable, dada la debilidad de los liderazgos y el pasmo de los expertos ante lo que ocurre. Pero, como hoy señala el británico "The Guardian", sería necesario un acuerdo como el que se alcanzó en 1944 en el Hotel Bretton Woods, en New Hampshire, donde se diseñó un nuevo orden económico mundial. "Convirtamos los problemas en oportunidad", se dijeron sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial los representantes de 44 países. Y construyeron el edificio en el que hemos vivido desde entonces. Soñar con acuerdos de esa envergadura en el mundo de hoy parece una ingenuidad, pero más ingenuo es, sin duda, creer que esta crisis se puede superar con los tratamientos clásicos, o que se desvanecerá como una pesadilla. Cuando se ha probado todo y no funciona, no hay nada más temerario que ser prudente. Si de Washington no sale alguna idea o algún plan, nos vemos en Fátima..."