Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 8 de octubre

Estamos asistiendo al estreno mundial, con gran fanfarria, del miedo globalizado, miedo a lo lógico y a lo ilógico, a lo racional y lo irracional
"Los hechos se suceden vertiginosos e irreales como en una alucinación. A las nueve de la mañana el Reino Unido nacionaliza sus principales bancos y esto, que subvierte los cimientos del país más tradicional del mundo y que hubiera merecido honores de noticia de la década, no era ya la principal noticia del día a la hora de comer. Lo coyuntural se imponía a lo histórico y la espectacular acción coordinada de los bancos centrales para bajar tipos se erigía en tema central. Luego, cuando esperábamos la reacción gozosa de los mercados por la buena nueva, reclamada con insistencia por todos, resulta que las bolsas europeas se desploman. En Wall Street, el monumental rescate de los 700.000 millones de dólares suena a cosa de otro siglo y no surte efecto visible alguno. Las medidas anunciadas ayer por Zapatero, y muy aplaudidas, eran ya desde mediodía material informativo devaluado. Cuando se han tomado decisiones extraordinarias y no vuelve la tranquilidad, qué pasa... puede que no se esté valorando la aparición de un nuevo actor. Estamos asistiendo al estreno mundial, con gran fanfarria, del miedo globalizado, miedo a lo lógico y a lo ilógico, a lo racional y lo irracional. Incontrolable, porque sus sacudidas y réplicas viajan a la velocidad de la luz por los cinco continentes. Y miedo a lo incomprensible, entre lo que hemos de destacar este baile de disfraces ideológicos al que asistimos, con Bush y Gordon Brown haciendo lo que reprochan a Hugo Chávez y Evo Morales. Pero en fin, recordemos que de las crisis se sale y por donde se decide salir. Dice el refrán: no podemos evitar el viento pero podemos hacer molinos"