Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 6 de octubre

Mi puesto de trabajo, mis ahorros, mi hipoteca, ¿qué pasa?, ¿qué va a pasar?, ¿qué tenemos que hacer? La crisis adquiere gravedad máxima
"El miedo ya esta aquí, ya es el principal tema de conversación en los bares, en los autobuses, en las calles, en las oficinas. Mi puesto de trabajo, mis ahorros, mi hipoteca, ¿qué pasa?, ¿qué va a pasar?, ¿qué tenemos que hacer? La crisis adquiere gravedad máxima. Alemania, jugando por su cuenta, asestó ayer un golpe mortal a la confianza y a la esperanza de acuerdos coordinados en Europa. Quedó proclamado el "sálvese quien pueda", cada cual en su país. El dinero no tiene patria, por eso pudo nacer el euro, pero la política sí. La política tiene fronteras, es el ámbito en el que se vota, y a Angela Merkel le votan en Alemania. Así pues, la crisis nos la inocularon en el extranjero pero nos la tendrá que atender nuestro médico de cabecera. Es el último escalón en la cruel injusticia del fundamentalismo monetarista pero, justo o no, convierte a nuestros responsables públicos en instancia última ante el temor de la gente. Zapatero tiene desde hoy una responsabilidad mayor ante los ciudadanos. Y Rajoy, pero también Botín, y González, y Fainé, y Blesa, y Medel. ¿No pueden abandonar los banqueros su confortable silencio olímpico?, ¿por qué no han salido a la palestra, juntos, para confirmar lo que nos dice Solbes, que no peligran los depósitos, que el fondo de garantías es instrumento suficiente? ¿No tranquilizaría eso a la sociedad? Consideran imprescindible infundir confianza, pero con ellos que no cuenten para hacerlo. ¿Nos puede explicar alguien por qué tenemos que confiar?"