Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 27 de noviembre

La vicisitud vivida por Esperanza Aguirre y sus acompañantes, por Ignasi Guardans y sus compañeros parlamentarios, así como por un importante número de turistas españoles, atrapados en medio del horror, nos ha acercado a los sucesos de forma muy directa
"La vicisitud vivida por Esperanza Aguirre y sus acompañantes, por Ignasi Guardans y sus compañeros parlamentarios, así como por un importante número de turistas españoles, atrapados en medio del horror, nos ha acercado a los sucesos de forma muy directa. Pero, junto a esa aproximación, digamos, familiar, muy natural y lógica, conviene añadir otra, más general. La acción terrorista de Bombay es muy preocupante. El qué -la magnitud de los atentados-, el cómo -operación militar sincronizada- y el dónde -la región mas sensible del planeta- son tres grandes motivos de alarma. El terrorismo yihadista es una amenaza creciente. Sus procedimientos se renuevan, ayer estrenaron un plan tan audaz como complejo, y aumenta su presencia en una zona que es un polvorín .Afganistán Pakistán, Cachemira, India, son vecinos, con litigios cruzados de muy distinta naturaleza, capaces de provocar fuegos de propagación fulminante. Que no se nos olvide añadir que el polvorín es nuclear: la India y Pakistán tienen la bomba atómica. Es, por tanto, un territorio muy apetitoso para el terrorismo yihadista, para boicotear acuerdos y excitar desacuerdos. Hoy los analistas se preguntan si los grupos que provocaron la matanza en Bombay son una rama de Al Qaeda o unidades autónomas de carácter local. En lo substancial no es muy diferente. En definitiva los terroristas se guían por una disciplina superior a la de cualquier jerarquía: la de su fanatismo religioso. Lo básico es entender que es en esa región del mundo donde han definido el verdadero campo de batalla contra Occidente. Comprobamos cada día como se acentúa la presión en Afganistán y Pakistán, nuestros propios soldados son testigos y víctimas. Repasemos la India: mayo, Jaipur, 61 muertos; julio, Gujerat, 58; septiembre, Nueva Dheli, 24; octubre, región nordeste, 77... Ningún rincón del mundo está a salvo, pero ese escenario se perfila como la pista central. No cabe la menor duda de que Obama piensa jugar muy fuerte en ella. En lo diplomático, intentando nuevas estrategias con Irán y, en lo militar, desplazando sus objetivos prioritarios de Irak a Afganistán. Ya ven, estos asuntos, que hace unos años llamábamos "información del extranjero", están ya en la mesa camilla de nuestras casas. Nuestros soldados en Afganistán, Esperanza Aguirre esquivando las balas en Bombay, nos recuerdan cuánto nos conciernen."