Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 22 de mayo

"Al símbolo María San Gil se añade hoy el de otro símbolo que se va, tras veintiún años de militancia: José Ortega Lara"
“Tres apuntes al comienzo de nuestro informativo. La crisis del PP se ahonda. Al símbolo María San Gil se añade hoy el de otro símbolo que se va, tras veintiún años de militancia: José Ortega Lara. Es un partido herido que se va desangrando. ¡Qué largo se va a hacer el camino hasta el veintiuno de junio!. Por ahora, es imposible vaticinio alguno. La militancia guarda un silencio sepulcral, pero esta mañana, en la COPE, el director de "El Mundo" ha llamado a la sublevación contra Rajoy. Así, literalmente, a la sublevación. Ignoramos, por el momento, la repercusión de su vibrante arenga. Dos: como consecuencia del desastre entre los populares, el Gobierno disfruta de una inesperada desatención pública. Un verdadero regalo a la vista de la realidad económica, que no para de suministrarnos datos negativos. Ya no es cosa de semánticas, ni de discutir si son galgos o podencos, crisis o desaceleración. Está mordiendo en los bolsillos ciudadanos, y ha dejado temblando, con escasa capacidad de maniobra, a las arcas públicas. Esta noche vamos a detenernos en este asunto. Tres: algún día tenía que pasar y pasó ayer. La policía francesa está muy enfadada porque la acción anti ETA en Burdeos hubiera podido obtener un mejor resultado, pero la presencia de periodistas españoles alertó a algún etarra y le permitió huir. Ustedes se preguntarán ¿y cómo podía saber ningún periodista que se iba a producir esa actuación policial?, ¿y ese día?, ¿y en ese lugar exacto?. Se escandalizarían si supieran con qué frecuencia se filtran noticias sobre planes que deberían ser absolutamente secretos. Los celos entre cuerpos de seguridad, las vanidades de políticos o jueces, la obsesión por asegurarse una brillante cobertura mediática, han terminado por hacer habitual este sacrilegio ciudadano. Y nuestra paranoia profesional, que nos ha llevado a convertir en dogma una ridiculez: que no hay nada en el mundo más importante que una noticia.”