Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 13 de mayo

La Opinión de Iñaki Gabilondocuatro.com
"El Partido Popular está jugando a la ruleta rusa. ¿Se quiere acaso suicidar?"
“El Partido Popular está jugando a la ruleta rusa... ¿se quiere acaso suicidar? En menos de dos meses, ha pasado de la serenidad a la histeria. Y lo que es peor, de la unidad a la fractura. La función que viene representando es incatalogable. Comenzó pareciendo una comedia de salón y ahora es un drama. En Elche, se agitó como un vodevil; ayer, con la renuncia de María san Gil, se convirtió en tragedia. Pero esta mañana, cuando sus compañeros de ponencia dijeron que María estaba de acuerdo con ellos al cien por cien, devino en teatro bufo. Así, no es extraño que el público ya no sepa si reír o llorar. Da la impresión de que la cosa se le ha ido de la mano a todos, pero es una falsa impresión. Los que agitan la rebelión contra Rajoy, los eternos enredadores, la nueva versión de Rasputín y Sor Patrocinio, se frotan las manos. Como resultado de desaciertos e insidias, el partido que se dice del sentido común y de lo previsible, nos ha dejado, para que barajemos a nuestro gusto, el siguiente galimatías: San Gil no suscribe la ponencia que los ponentes aseguran que sí suscribe... San Gil se va por diferencias de criterio fundamentales con el contenido... Hoy, los zahoríes más perspicaces han sido incapaces de encontrar en el texto de la ponencia nada ni aproximadamente heterodoxo y, para remate, la discrepante recibe los clamorosos apoyos de todos, tirios y troyanos, sin que nadie sepa que está apoyando y, sobre todo, que está rechazando. Parece que se enfrentan dos grupos, pero ambos gritan: "todos somos María". Es entonces cuando se ve que esto no es ni comedia, ni tragedia, ni vodevil... Es una farsa, una simple lucha por el poder para nada situada en el congreso del partido porque todos los litigantes creen que Rajoy no tiene futuro. Y el último episodio, el de María San Gil, seguramente sólo significa una cosa: que además de Camps, Gallardón y Esperanza Aguirre, presenta también candidatura Jaime Mayor Oreja.”