Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 8 de mayo

"Varios ministros han salido a la palestra para vérselas con la realidad, que, de repente, aparece vestida de esparto por las cuatro esquinas"
"Además de este asunto, que les detallaremos, hoy se ha confirmado que esta va a ser una legislatura de gestión. Áspera, ingrata, de muchos codos y mucho cavilar. Varios ministros han salido a la palestra para vérselas con la realidad, que, de repente, aparece vestida de esparto por las cuatro esquinas. Uno de esos ministros es Solbes. Nos ha dicho que el ajuste en la construcción es inevitable, y que él no va a detenerlo artificialmente. Si algo tan lógico nos descoloca es porque nunca analizamos correctamente la época de prosperidad. Ahí es donde cabe reprochar a Solbes, y antes a Rato, que nos permitieran instalarnos en esa prosperidad como si fuera nuestro hábitat natural y como si hubiera de durar siempre. Había que estar en la inopia para creer que íbamos a vender un millón de pisos todos los años, y que era lógico que brotaran millonarios como setas, o que circularan muchos más billetes de quinientos euros que en toda Europa. Pero a los españoles nos encantan los espejismos y vivir en jauja. Por eso, porque no tuvimos conciencia de excepcionalidad, nos parece que ahora estamos chocando cuando solo estamos aterrizando. Es pisar el suelo después de una década en las nubes, con toda la clase media convencida de que era rica porque había adquirido un piso. "Lo compré por treinta y ya me dan cincuenta"; esa parecía la letra del himno nacional. Oiremos también a otro ministro, el de Justicia, diciendo que no hay caos, que la lentitud en la justicia es un mal endémico. Y tiene razón. Pero, aunque le llegan muchas facturas atrasadas, de anteriores inquilinos, a él le toca hacerles frente y movilizar a su ministerio y a todo su gremio para acabar con esta vergüenza. También fue un mal endémico el analfabetismo y se le combatió y se le venció. Es tiempo de gestión. En la España del siglo veintiuno aun quedan demasiadas cosas del siglo veinte y algunas del diecinueve. Modernizar el país no es que alguien se adelante mucho, sino que todos vivamos en el mismo siglo, el actual."