Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 5 de mayo

"¿Por qué es noticia que se vaya el que todos sabíamos que no iba a continuar? Pues lo es, y no pequeña"
"¿Por qué es noticia que se vaya el que todos sabíamos que no iba a continuar? Pues lo es, y no pequeña, porque es el propio Acebes el que abandona. No era un secreto que Rajoy no contaba con él pero, al adelantarse, Acebes pone de manifiesto que es él el que no está dispuesto a continuar con Rajoy. La versión elegante nos dirá que ha querido despejar el camino a su jefe y evitarle cualquier incomodidad. Pero, en el actual batiburrillo, Acebes sabe que con su renuncia pasa a engrosar las filas de los antirajoyanos, una tropa que oficialmente no existe pero que sospechamos no para de crecer. A los desalentados, los despechados y los desconcertados, se les van agregando poco a poco los desplazados por edad. Rajoy se ha rodeado de gente de una nueva generación, y eso, lo saben muy bien en el PSOE, produce ajustes muy dolorosos. Veteranos y noveles se unen con facilidad en la letra del himno del Madrid, pero en los partidos políticos no es lo mismo. Además, las decisiones de Rajoy han provocado una contestación creciente. Ya no hay duda de que a los populares les aguardan serias dificultades. Deberían poder dilucidarlas sin que, desde fuera, les empujen al enconamiento, que es a donde les puede llevar la incendiaria soflama matinal de la COPE, que no sabe preferir a nadie sin despreciar a alguien y que es una máquina de fabricar bandos irreconciliables. Despedimos a Acebes, que ignoramos si seguirá de soldado raso o dará otro salto lustroso a la empresa privada, y que nos deja el recuerdo de un hombre laborioso, leal, y enormemente querido entre los suyos. Exhibió siempre la tenacidad lineal de los dotados de más voluntad que talento. Nunca tuvo luz propia. Fue el perfecto ‘Pedrín’ de cuantos se creyeron Roberto Alcázar. Siempre necesitó un jefe. Nos preguntamos quién lo será a partir de ahora."