Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 11 de diciembre

La Opinión de Iñaki Gabilondocuatro.com
"Hay que volver al reglamento, o hacer uno nuevo, pero no podemos seguir jugando sin reglas"
"Hay que volver al reglamento, o hacer uno nuevo, pero no podemos seguir jugando sin reglas. O haciendo trampas con las reglas. En todo el mundo (también en nuestro país, por tanto) se han ido destruyendo, a veces a puntapiés, a veces por manoseos imprudentes, muchos de los códigos que apuntalaban nuestra sociedad sin crear otros.
Bush redujo a escombros la respetabilidad de la ONU, el miedo al terrorismo alumbró leyes contrarias a los valores democráticos, y el miedo a la emigración lo mismo. Vemos ahora como la crisis económica ha pulverizado los principios que el liberalismo financiero vigente consideraba más sagrados, y nadie sabe por donde se anda. La arquitectura normativa de la Unión Europea, como Felipe González recordó la semana pasada, ha quedado hecha unos zorros. Cuando llegó el naufragio, cada nación buscó su propio bote salvavidas sin respeto a las reglas, y como les contaremos en este informativo, también el esquema diseñado en Europa para reducir la contaminación atmosférica ha sido burlado. El comercio de emisiones de CO2 no está sirviendo para reducir dicha contaminación, sino para aumentarla, y, claro está, aumentar los beneficios. Parte de la sensación de mareo que nos aturde se debe a este jugueteo con las referencias, como si nos estuvieran moviendo sin parar los puntos cardinales. Si nos sumergimos en la actualidad nacional comprobaremos también los perniciosos efectos de creer demasiado elásticas las leyes. El "ahora sí, ahora no" con ANV ha cerrado más puertas de las que ha abierto. Y nos hemos perdido todos. A pesar de internet, que simula el ideal de un mundo sin orden ni control, la circulación necesita códigos, flexibles pero códigos. Tal vez por eso el planeta sueña, con ilusión algo peligrosa, en Barack Obama."