Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 8 de diciembre

Sin títulocuatro.com
"Los partidos políticos son de hecho la institucionalización de la parcialidad"
"El diputado de Esquerra Republicana Joan Tardá dice una barbaridad y su partido en vez de adelantarse a todos y recriminarle, le protege. Hay que quitarle importancia porque Tardá es de los nuestros.Lo mismo hace el PSOE con el alcalde de Getafe, es de los nuestros. El PP que se escandaliza por estos extrabruptos se pasó sin embargo la última legislatura insultando a Zapatero en las calles y en el Parlamento, sin escandalizarse nada. Los casos de corrupción municipal son para cada partido leves, graves o gravísimos en función de quién sea el corrupto, depende de si es o no de los nuestros. Y deben provocar dimisiones o no, y han de seguirse responsabilidades o bien cuando se denuncian los hechos, o sólo cuando se produce la imputación, o sólo cuando hay sentencia, o sólo cuando se resolvía el recurso, o nunca según sean o no de los nuestros. Otro caso, el asunto de la presunta complicidad española con los vuelos de la CIA, es un asunto que le estaría pareciendo gravísimo al PSOE, al PP si estuviera claro que sólo le iba a afectar al otro. El grado superlativo de esto de "es de los nuestros" lo alcanzan los Batasunos, que no pueden condenar los asesinatos de ETA porque eso sería simplificar, pero condenan cualquier detención de ETA sin miedo a simplificar. En el lado "chusco" nos encontramos con Rajoy, al que cualquier cosa le parece una ocurrencia, lo dice mucho, pero que no ha encontrado nada extraño en la gamberrada de educación para la ciudadanía en inglés.En fin, ya sabemos que los partidos políticos son de hecho la institucionalización de la parcialidad, responden a un sano principio, el principio de que nadie está en posesión de la verdad y cada partido defiende su legitima percepción de las cosas. Pero se supone, que en algún lugar de su horizonte está el bien común y el sentido común. No pueden arrastranos a su forcismo o a su ceguera, porque los ciudadanos también somos de los nuestros".