Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Noche Cuatro es variedad, curiosidad..."

La presentadora de Noche Cuatro nos presenta el programa en una entrevista
¿Eres del Atleti? Eso imprime carácter, ¿no?
La verdad es que ahora estoy bastante desconectada del fútbol, pero siempre me sienta bien que gane el Atleti porque pasé varios años de mi vida trabajando como enviada especial con el equipo, y fui muy feliz. Me trataron francamente bien. Y además, pasé tardes gloriosas de risas y cánticos en el Vicente Calderón. También pasé frío. Todo hay que decirlo.
Televisiones locales, regionales, nacionales…, un currículo muy completo el tuyo.
Como todo el mundo…, donde he ido cayendo. Empecé en una televisión local en Plasencia, mi ciudad,y allí aprendí a desenvolverme como periodista. Luego TVE, Telemadrid, Canal+… Lo cierto es que he tenido muchísima suerte porque he hecho muchas cosas diferentes y he trabajado en registros, incluso, opuestos. Piensa en “La hora Wiki” y en un telediario, ¿es o no una suerte haber podido presentar ambos¿??
¿Qué esperas de esta nueva etapa de tu carrera?
Lo mismo que he esperado de las anteriores: disfrutar mucho y aprender, por ese orden.
¿Cuál es el reportaje más divertido que has hecho? ¿Y el más peligroso?
En los últimos que recuerdo para morirse de la risa estaba, en el primero, subida a unos árboles a 18 metros de altura con una cámara y un casco espantoso y, en el segundo, pasando una tarde gamberra con Nacho Vigalondo en unos autos de choque. Peligrosos he tenido varios, pero recuerdo especialmente unos días en Belgrado que prefiero olvidar.
¿Qué es lo primero que haces o le dices a alguien a quien tienes que entrevistar para que se relaje y coja confianza?
Lo primero que hago porque me apetece, no por camelar al entrevistado, es charlar con él como lo haría con cualquiera. Procuro conocer al dedillo el tema que vamos a tratar. De esa forma, es fácil que el entrevistado se sienta cómodo. En Estados Unidos, concretamente en la alfombra roja de los Óscar, tienes que poner un poco más de tu parte y decirles constantemente lo guapos que están. Al fin y al cabo, no cuesta nada.
¿Usas estos trucos también cuando te presentan a alguien fuera del trabajo?
No. Fuera de la tele no me reconoceríais. Soy mucho más imprevisible. En la tele hay que aplicar siempre el sentido común, que todo esté medido.
¿Cómo será tu programa?
Nadie puede imaginar lo que será “Noche Cuatro” porque nadie ha visto nada igual nunca. Lo único importante que deben saber los telespectadores es que cada vez que Cuatro abra su ventana de “Noche Cuatro” estará dándoles una sorpresa. Nunca les ofreceremos lo mismo. “Noche Cuatro” es variedad, curiosidad, iniciativa, reflejos, actualidad…
¿A ti qué es lo que te gusta ver en la tele?
Suelo ver los informativos y algunas series. Me gusta ver algunos programas, de vez en cuando, para ver cómo evolucionan, pero no los sigo fielmente.
¿Qué le pides al futuro público de Noche Cuatro?
Ganas de descubrir y divertirse. Les pido que busquen esa curiosidad infantil que un día les llevó a preguntar por todo. Hay tantas cosas ocurriendo a nuestro alrededor de las que apenas sabemos nada…
Hemos leído en algún blog que eres uno de los rostros "más canallas, atractivos y magnéticos de la televisión". ¿Lo haces a posta o te sale de natural?
Me gusta mucho lo de canalla. Suena genial. No sabría explicar muy bien cómo trabajo. Sólo intento comunicarme con la gente y siento de verdad que estamos conectados. Eso es lo único en lo que pienso, en que las cámaras no están y en que, al otro lado, puede haber alguien riéndose por algo que he dicho. Me gusta creer que ocurre.
Para contrarrestar un poco lo anterior, confiésanos ese defecto con el que siempre has querido acabar pero nunca has podido.
¡Ojalá fuese un único defecto! Hay muchos. Son mayoría, pero me gustan. También son parte de mí. Los quiero más a que a las virtudes porque, a veces, se ponen chulas.